Las comisiones en el Ayuntamiento de Rita Barberá fueron una mina de millones para parte de la 'trama Taula', el juez, por primera vez, ha puesto cifra al enriquecimiento ilícito en la concejalía de Cultura.

Entre 10 y 20 millones de euros cobrados sólo en mordidas por la red de Marcos Benavent y María José Alcón. El sumario también ha sacado a la luz la multitud de propiedades y bienes de lujo que los investigados fueron acumulando, decomisados ahora por el magistrado.

Al exyonki del dinero se le confiscó una vivienda en Valencia; a la exconcejala de Cultura, dos viviendas y dos garajes en Calpe y en Cullera, a su exmarido Vicente Burgos, una vivienda en Rocafort y al asesor Pedro Aracil un terreno y un piso.

En total, los 12 implicados de la parte cultural de la Taula, según el sumario, amasaron 23 cuentas bancarias, 20 propiedades y siete vehículos de alta gama. Todo gracias a las mordidas que recaudaba Benavent tras haber amañado Alcón los contratos, presionando a las empresas con jugosos beneficios. El juez cree que la trama tiene más propiedades, pero escondidas en sociedades pantallas.