El giro del PP de Casado hacia el centro pasa de no querer responder a la pregunta sobre si Vox es ultraderecha a decirlo claramente: "Un partido extrema derecha, que es Vox".

Se venía refiriendo a Abascal en un tono amable, llamándole incluso 'Santi', pero en sus últimas declaraciones lo hizo por el apellido, y para lanzarle un dardo: "Abascal debe mucho a este partido del que ha estado cobrando de fundaciones, chiringuitos y mamandurrias, como él dice".

El PP de Casado ofrecía abiertamente al votante de Vox lo que buscaba. "El votante de Vox lo que estaba pidiendo es lo que yo estoy ofreciendo desde el PP", dijo Casado en declaraciones en esRadio.

Aunque en su último discurso situó en el espectro electoral a Vox muy a la derecha. "Está en el panel de la extrema derecha en la distribución de partidos de España", señaló el líder popular.

Un PP que Casado en enero reivindicaba como la casa común "del centro derecha reformista y liberal", para dejar ahora claro lo que está fuera de esa casa: "A nuestra derecha está Vox y a nuestra izquierda está Ciudadanos". "El PP nunca ha dejado de estar centrado", sentenció Casado.