Uniformados, bebiendo botellines de cerveza y con sus armas en el suelo. La imagen de varios militares en una terraza de Vilafranca del Penedès (Barcelona) ha sido la polémica viral del fin de semana, tras compartirse miles de veces y ser criticada por políticos como el portavoz de ERC, Gabriel Rufián.

Aunque muchos usuarios de las redes creyeron ver en la fotografía un juego de 'airsoft' e incluso una despedida de soltero, fuentes del Ejército de Tierra confirmaron a Newtral que la imagen era real y sus protagonistas, legionarios que venían de realizar maniobras en el norte de Francia y se dirigían a la base de Ronda.

Según fuentes del Ejército y del Ministerio de Defensa, la imagen corresponde a una parada para que descansaran los conductores de los vehículos en los que regresaban tras esos ejercicios.

De acuerdo con estas mismas fuentes, las armas no tenían munición dentro, aunque lo habitual no es que estas queden en el suelo de una terraza, sino que permanezcan dentro de los vehículos y bajo vigilancia. En esta ocasión, explican, como los vehículos se iban a mover, se dio la orden a los militares de que llevaran las armas encima.

Según asociaciones militares, aunque no existe un protocolo oficial para estas pausas, "se puede hacer una especie de asentamiento para las armas donde se vigila por un grupo de militares", en palabras del presidente de la Asociación de Militares AUME, Jorge Bravo.

En cualquier caso, Defensa va a investigar para determinar si hay alguna responsabilidad o si es necesario adoptar alguna medida disciplinaria, ya que la normativa militar considera una falta grave "consumir bebidas alcohólicas durante un servicio de armas o portándolas", aunque no se concreta si con o sin munición.

Por eso, de confirmarse que las cervezas que consumieron tenían alcohol, los militares de la imagen se enfrentarían a varias sanciones, desde una económica o un arresto de 15 a 30 días, hasta la pérdida de destino o baja en el centro militar de formación.

Entretanto, tanto Esquerra como Junts per Cat ya han pedido la comparecencia en el Congreso de la ministra de Defensa, Margarita Robles.