Marisol quiere que los Franco devuelvan dos pilas bautismales que Carmen Polo se llevó de su iglesia de Moraime en Muxía, A Coruña, en los años 60: "Eran pilas grandes de piedra. Que las devuelvan a su origen".

La mujer del dictador llegó, vio y se las llevó al día siguiente al Pazo del Meirás: "El día que vinieron, que vino el ejército a buscarlas, estaban. Cuando las cargaron estaba todo", recuerda una vecina.

Celso Alcaina, historiador y vecino de Moraime, explica que el cura fue reprendido por entregar las piezas: "El vicario, Don Benito, le dijo claramente que eso estaba absolutamente prohibido".

Los vecinos cuentan que las pilas estaban a la entrada de la Iglesia, una con agua bendita y la otra pieza, la más trabajada, con los dibujos en piedra, era la pila bautismal que se encontraba en el otro lado.

"Quien lógicamente debería haberse preocupado es el legítimo dueño, que en este caso es el arzobispado, que creo que no lo está haciendo" ha defendido Félix Porto, alcalde de Muxía.

El arzobispado dice que están estudiando la documentación. Carmen Polo también se encaprichó de dos figuras del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago. El ayuntamiento demandará a los Franco para que las devuelvan.

Martiño Noriega, alcalde de Santiago de Compostela, asegura que éstas forman "parte del patrimonio de la ciudad y la titularidad está demostrada por parte del Ayuntamiento de Santiago". El Congreso al completo ha pedido a los Franco que devuelvan las esculturas expoliadas.