La reunión que ha mantenido el presidente, Pedro Sánchez, con los líderes autonómicos para analizar la crisis que sigue atravesando España por la epidemia del coronavirus ha estado marcada por la tensión y las críticas que han lanzado algunos de los dirigentes a la gestión de la crisis que está realizando el Gobierno de coalición. Sánchez ha tenido que escuchar numerosos reproches a lo largo de la reunión.

Curiosamente, estas discrepancias han procedido además de todo el espectro ideológico; es decir, de casi todos los partidos, que han coincidido en algunas de las denuncias que se han manifestado durante el encuentro. Una de las más destacadas ha sido la del lehendakari del País Vasco, Íñigo Urkullu, sobre la metodología de trabajo que está llevando a cabo el Ejecutivo. "Este es el quinto domingo consecutivo en el que se traen decisiones consumadas", ha lamentado Urkullu, que ha pedido una “una reconsideración urgente" de este sistema "porque no es admisible".

A esta crítica se han sumado otros dirigentes; entre ellos, algunos socialistas, como el líder de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, así como los presidentes de la Junta de Andalucía y de Galicia, Juan Manuel Moreno Bonilla y Alberto Núñez Feijóo. El líder vasco ha pedido además obtener certezas sobre la desescalada y "clarificar las condiciones" para no estar "a expensas de la orden ministerial que se conoce por los medios" cada semana. "Esta es la clave de nuestra coordinación porque cada vez que comunicamos en base a situaciones inciertas, confundimos a la sociedad. Primero coordinación, luego comunicación", ha añadido.

Torra, a Sánchez: "Te vuelvo a pedir que reconsideres tu decisión"

Entre las desavenencias que se han dado por la gestión del Gobierno también han destacado las palabras de Quim Torra. El president de la Generalitat de Cataluña ha criticado duramente la decisión de reanudar este lunes la actividad laboral de los servicios no esenciales que, por una u otra razón, no podían acceder a la opción del teletrabajo. "Vuelvo a pedir, en base a los criterios científicos, que reconsideres tu decisión de abrir otra vez las actividades no esenciales. Vamos a tener dos o tres confinamientos, como otros países que lo han prorrogado hasta mayo", le ha dicho a Sánchez.

"Tenemos que garantizar la seguridad de la gente, también en lo económico, no podemos acabar convirtiendo esto en crisis humanitaria", ha continuado exponiendo el dirigente catalán, que ha matizado también la necesidad de “priorizar que muchos efectivos se dediquen a las residencias", y ha añadido: "Todo esto, unido a (la implementación de) los test masivos, que es la única manera de tener las certezas de las que hablaba el lehendakari".

"Las comunidades estamos soportando todo el impacto de la crisis

Por su parte, García-Page ha querido recordar que en las comunidades se han "desplomado los ingresos" por la epidemia de coronavirus: "Somos las que, en gran medida, estamos soportando todo el impacto de esta crisis en lo que al gasto sanitario se refiere". El presidente de Castilla-La Mancha ha insistido en un gran pacto nacional: "No es que sea el mejor camino, es que la única salida. Para lograr ese pacto, todos tenemos a poner de nuestra parte". Finalmente, ha pedido "coordinación y flexibilidad" a la hora de afrontar las medidas desescalada porque "no son iguales las situaciones en todos los territorios".