Una parte de la causa que sigue el fiscal suizo Yves Bertossa por las comisiones del AVE a La Meca ha llegado a la Fiscalía española, según ha podido confirmar laSexta.

Según fuentes jurídicas consultadas, esa documentación se está traduciendo y se va a enviar al fiscal del Tribunal Supremo, Juan Ignacio Campos, especializado en delitos económicos, que se ha hecho cargo de la investigación.

El envío de esta documentación se produce después de saberse que la Fiscalía del Tribunal Supremo investigará al rey emérito por delito fiscal y blanqueo de capitales, como ya informó laSexta. La investigación se refiere en la Fase II de la construcción de la línea de ferrocarril de alta velocidad, el llamado AVE del desierto que une las ciudades de Medina y La Meca, en Arabia Saudí.

El Ministerio Público ve posibles indicios de delitos e investigará si los hechos posteriores a junio de 2014 -cuando el rey emérito abdicó- tienen relevancia penal. En concreto se están investigando dos ingresos: 100 millones de dólares del rey de Arabia Saudí a Juan Carlos en 2008 y 65 millones de euros del rey a Corinna en 2012. A pesar de todo la Fiscalía tiene dudas sobre la comisión del delito de blanqueo de capitales.

Esta investigación se centra en "delimitar o descartar la relevancia penal" de los hechos que ocurren con posterioridad al mes de junio de 2014, momento en que el rey emérito abdicó y dejó de estar protegido por la inviolabilidad que el artículo 56.3 de la Constitución española reconoce al Jefe del Estado y, dado su carácter de aforado, es necesario que se asuma en el Supremo.

Juan Carlos I habría pedido "crear una estructura" en Suiza para recibir una donación

El abogado Dante Canónica declaró el 24 de agosto de 2018 ante el fiscal suizo que investiga las cuentas del rey emérito que éste le encargó en el Palacio de la Zarzuela crear "una estructura" para transferir una "importante donación" que iba a recibir del rey de Arabia Saudí, aunque negó que fuera una estructura opaca, informa 'El Español'.

Se trata de una declaración ante el fiscal de Ginebra Yves Bertossa, que sospecha que el rey emérito "ocultó cerca de 100 millones de dólares en Suiza" que podrían venir del pago de comisiones por la adjudicación del AVE a la Meca en 2011, si bien la licitación fue en 2006.