La Ley de Memoria Democrática será una realidad a partir de este viernes. Este jueves se publica en el Boletín Oficial del Estado y entrará en vigor al día siguiente.

A principios de este mes de octubre, el pleno del Senado aprobaba de forma definitiva el Proyecto de Ley de Memoria Democrática que busca reforzar el compromiso del Estado en la búsqueda de desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo. Una ley que además abre la puerta a estudiar posibles vulneraciones de derechos humanos entre 1978 y finales de 1983.

Desde el Ministerio de Presidencia aseguran que con su aprobación "España tiene, por fin, una ley que pone en el centro a las víctimas y nos equipará a los países europeos de nuestro entorno". Una ley que además califican de "humanitaria" y fundamentada en los principios de derecho internacional humanitario de verdad, justicia, reparación y no repetición.

"Hoy nuestra democracia es mejor porque reconoce los mejor de nuestra historia (la Transición, la ley de amnistía y nuestra Constitución) y homenajea a las millones de víctimas que soñaron una España democrática y europea", remarcaba Presidencia en un comunicado tras aprobarse la ley.

La norma contó con el rechazo de Vox, Partido Popular y Ciudadanos y 128 votos a favor en la Cámara Alta. Entre los principales reproches de los grupos de derecha a esta ley, denuncian que "rompe el consenso de la Transición" e impone una visión "sectaria" de la historia.

Las 10 novedades principales

1. La búsqueda de alrededor de 114.000 personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la dictadura. Esta misión la desempeñará la Administración General del Estado, y para ello se elaborará un mapa de localización de personas desaparecidas y se creará un banco estatal de ADN de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura para poder comparar perfiles genéticos en la identificación de restos

2. El régimen franquista y los tribunales franquistas serán condenados, y se declarará la nulidad de todas sus condenas.

3. Subraya la prevalencia del Derecho Internacional Humanitario frente a la Ley de Amnistía de 1977, que no será derogada con esta nueva ley. Según el Derecho Internacional Humanitario "los crímenes de guerra, de lesa humanidad, genocidio y tortura tienen la consideración de imprescriptibles y no amnistiables".

4. El estudio de vulneraciones de Derechos Humanos de 1978 a 1983. Este es uno de los aspectos más polémicos, y parte de la enmienda que el Ejecutivo pactó con EH Bildu y con Más País.

5. Se investigarán las violaciones de derechos humanos durante el golpe de Estado, la Guerra Civil y la dictadura franquista. Para ello se prevé la creación de un Fiscal de Sala que impulsará además los procesos de búsqueda de víctimas de los hechos investigados para lograr su debida identificación y localización.

6. La ley considera víctima a aquellas personas que hayan sufrido daño físico, moral o psicológico, daños patrimoniales o menoscabo de derechos fundamentales desde el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 hasta la entrada en vigor de la Constitución de 1978.

7. El Valle de los Caídos pasa a ser 'Valle de Cuelgamuros', y en él sólo podrán yacer los restos mortales de personas fallecidas a consecuencia de la guerra y se reubicarán aquellos restos que ocupen un lugar preeminente en el recinto, como ocurre con el caso de José Antonio Primo de Rivera.

8. Garantiza el acceso libre, gratuito y universal a los archivos públicos y privados.

9. Se actualizarán los contenidos educativos relacionados con esta cuestión para reflejar la "represión que se produjo durante la guerra y la dictadura".

10. Los títulos nobiliarios concedidos durante la guerra y la dictadura desaparecerán. Entre ellos se encuentran el de duque de Primo de Rivera, duque de Calvo Sotelo y duque de Mola.