El Gobierno ha aprobado este martes la nueva ley de Memoria Democrática, promovida por la hasta hace poco vicepresidenta primera Carmen Calvo. Una norma que introducirá importantes novedades en materia de memoria histórica y que, entre otros aspectos, castigará con más dureza la "humillación de las víctimas" y la exaltación de la Guerra Civil y la dictadura.

En esta línea, según ha explicado el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, se trata de un texto legal que cumple dos objetivos: en primer lugar, la recuperación de los valores democráticos y, en segundo lugar, "el reconocimiento de todas las víctimas del golpe de estado y la posterior dictadura".

Precisamente, este último punto es en el que más ha incidido el Ejecutivo: se trata de una norma que "pone a las víctimas en el centro de la acción política" y, de acuerdo con Bolaños, trae consigo un cambio sin precedentes: "Es la primera ley en la que se condena y se repudia expresamente el golpe de estado y la dictadura, que han supuesto el periodo mas negro de nuestra historia contemporánea", ha aseverado el dirigente en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El ministro también ha insistido en que se trataba de un procedimiento "necesario", debido a que "hay organismos que han venido exigiendo una modificación" de la normativa aprobada en el año 2007. "Hay informes de la ONU, que en 2014 ya pidió actualizar la ley, así como del Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzosas", ha subrayado Bolaños.

Junto con eso, el Ejecutivo también ha anunciado la creación de nuevas fechas conmemorativas a raíz de la ley, que ahora deberá ser aprobada por el Congreso de los Diputados: el 31 de octubre se celebrará el Día de Todas las Víctimas de la Guerra Civil, el Golpe de Estado y la Dictadura, mientras que el 8 de mayo tendrá lugar el Día de las Personas Exiliadas. "Para homenajear a los españoles y españolas que tuvieron que abandonar nuestro país porque no podían vivir en la dictadura franquista. Es una ley que nos hace mejores como país", ha zanjado el ministro.

Claves de la nueva norma

En concreto, el texto aprobado es el mismo que había elaborado Calvo y en el que se había modificando la redacción de algunos artículos tras el informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). A continuación, repasamos las principales medidas que incorpora la nueva norma:

Dureza contra la "humillación de las víctimas"

Cualquier acto que suponga el enaltecimiento del golpe de estado o la dictadura, así como la "humillación de las víctimas", tendrá más consecuencias que con la normativa anterior, de 2007.

En este sentido, la ley amplía el reconocimiento de las víctimas y combate la pervivencia de exaltaciones franquistas en forma de actividades públicas o proliferación de símbolos en el espacio público. De este modo, de acuerdo con la normativa, "si en la celebración de un acto público de esa naturaleza se advirtieran hechos que pudieran ser constitutivos de delito, se pondrán los mismos en conocimiento del Ministerio Fiscal".

Asimismo, en respuestas a los periodistas, el ministro de la Presidencia también ha adelantado que la ley contempla un régimen sancionador entre 200 euros y 150.000 para sancionar cualquier comportamiento contrario, en función de la gravedad.

Adiós a la Fundación Francisco Franco

En virtud de esta ley, se extinguirán todas las fundaciones que no "persigan fines de interés general" y se considerarán contrarias al interés general la apología del franquismo o la incitación al odio contra víctimas del golpe de Estado, la Guerra Civil y la dictadura. Así, instituciones como la Fundación Francisco Franco desaparecerán.

¿Qué pasará con el Valle de los Caídos?

Una vez se apruebe esta ley en las Cortes, el Gobierno aprobará un decreto ley en el que quede reflejado el marco jurídico que se aplicará al Valle de los Caídos y negociará con la Iglesia la salida de la congregación benedictina que continúa viviendo allí. La idea es que el enclave se resignifique como cementerio civil, protegido por Patrimonio Nacional.

Además, según ha anunciado Bolaños este martes los restos del líder falangista José Antonio Primo de Rivera dejarán de estar en un "lugar preponderante" del mausoleo. La exhumación del altar mayor de la basílica se efectuará en comunicación con la familia de Primo de Rivera, según ha precisado. En cuanto a la cruz del Valle, el Ejecutivo decidirá su destino en el proyecto concreto de resignificación.

Anulación de sentencias

Todas las sentencias de los tribunales franquistas serán nulas de pleno derecho, incluidas las dictadas por los consejos de guerra, el Tribunal de orden publico y el Tribunal de Masonería.

Exhumación de víctimas

La medida legislativa incorporará una definición del concepto de víctima acorde al establecido por Naciones Unidas en 2006. Bolaños también ha dado este martes más detalles sobre la definición de "víctima" de acuerdo con esta nueva ley: "Básicamente son todas aquellas personas que fueron represaliadas o sufrieron violencia durante el golpe de estado, la guerra y la dictadura", explica. Así, en este grupo entrarían personas fallecidas, desaparecidas, deportadas, privadas de libertad, mujeres por su propia condición, personas LGTBI e incluso otros ciudadanos "que fueron depurados profesionalmente por no pensar como el régimen franquista", entre otras.

Además, habrá un registro de víctimas y se reconoce el movimiento memorialista. Se declara asimismo el derecho de las víctimas al conocimiento de la verdad. El registro y censo de víctimas se apoyará en investigaciones universitarias y estudios científicos.

La ley asimismo reconoce el derecho de las familias a recuperar los restos de sus antepasados. Habrá un fiscal de Sala de Derechos Humanos y Memoria Democrática y el liderazgo de los procesos de exhumación corresponderá al Estado, en coordinación con el resto de Administraciones.

Según fuentes del Ejecutivo a laSexta, la nueva ley contempla la exhumación como un acto de reparación moral. En estos momentos, apuntan, hay unas 114 fosas en proceso de exhumación en España, que este año ascenderán a 304, y se calcula que hay en torno a 20.000 o 25.000 cadáveres en fosas.

De acuerdo con estas fuentes, en cuanto se apruebe la ley se pondrá en marcha el Banco Nacional de ADN. Además, será importante la preservación de documentos y, si hubiera algún problema para acceder a ellos -por ejemplo, por la ley de Secretos Oficiales-, se eliminarían esos obstáculos.

Retirada de símbolos y títulos franquistas

La nueva norma dispone asimismo la retirada de símbolos y elementos contrarios a la Memoria Democrática, así como de unos 30 títulos nobiliarios concedidos en el franquismo y contrarios a los principios constitucionales. Habrá un catálogo de estos títulos nobiliarios que se van a suprimir porque se otorgaron por enaltecer el franquismo.

La Memoria Democrática, en las escuelas

Con la entrada en vigor de la nueva legislación, la Memoria Democrática se incluirá en los currículos escolares en la asignatura de Ciencias Sociales y Ética, en Educación Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional.