Miguel Ángel Hurtado ha denunciado que el Monasterio de Montserrat lleva 20 años encubriendo los abusos sexuales del monje Andreu Soler. "No han sido capaces de iniciar una investigación canónica formal", denuncia la víctima.

Es la primera vez que identifica al hombre que, según cuenta, abusó de él cuando tenía 16 años. En 1999 fue cuando se atrevió a revelar estos hechos a su familia y a la abadía, aunque no se abrió ningún procedimiento.

"Yo denuncié siendo menor de edad y siendo mayor de edad, y en ninguno de los dos casos la abadía de Montserrat abrió una investigación", lamenta. Únicamente se le trasladó en el año 2000 a otra orden y le pagaron 7.200 euros para su tratamiento terapéutico. La víctima afirma que "les importa más la reputación de su institución que proteger a los menores".

El caso de Miguel Ángel se destapó en 2016, cuando inició una campaña solicitando que los abusos sexuales a menores no prescribieran. Tiene ya el apoyo de casi 500.000 personas. Con esta desvelación espera que el Gobierno sea más ambicioso en la tramitación de la nueva Ley contra la violencia infantil, que el plazo prescripción sea más amplio, que comience a contar desde que la víctima cumpla 50 años, pide el Miguel Ángel.

En un comunicado el centro asegura que siempre le apoyó y niega la existencia de hechos similares. El monje Andreu Soler falleció en 2008 después de haber sido durante 40 años director de los boy scouts de la abadía.