La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha propuesto este miércoles al vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès (ERC), como candidato a la investidura a la Presidencia de la Generalitat, pese a que todavía no tiene garantizados los votos para ser escogido nuevo jefe del Ejecutivo catalán.

Lo ha anunciado en una comparecencia desde el Despacho de Audiencias de la Cámara catalana, después de haber finalizado la ronda de contactos con los grupos parlamentarios, por lo que Aragonès se someterá al primer intento para ser investido en el pleno de este viernes 26 de marzo.

"Estoy convencido de que es más urgente que nunca formar un gobierno de transformación para afrontar con firmeza y valentía el rescate social, la recuperación económica y la salida democrática al conflicto con el estado, basada en la amnistía y la autodeterminación", ha señalado Aragonès a través de Twitter. "Este viernes podemos hacer un gran paso adelante. La ciudadanía de Cataluña nos exige el acuerdo sin demora para hacer un gobierno sólido", ha añadido tras conocerse el anuncio de Borràs.

 

El candidato republicano llegará a este primer debate de investidura sin los votos garantizados para ser presidente, ya que Junts ha advertido este mismo miércoles de que todavía no hay un acuerdo con ERC y que previsiblemente la elección de Aragonès no tirará adelante el viernes, mientras que las bases de la CUP decidirán entre miércoles y jueves su posicionamiento tras el preacuerdo que han alcanzado.