El padre de Xavi, Francisco, recuerda más de tres años después los juegos que compartía con su hijo. El pequeño fue asesinado en el atentado de La Rambla de Barcelona en 2017.

Hoy, su padre relata cómo ha vivido estos años y lo difícil que es para él el inicio del juicio, que ha comenzado este martes en la Audiencia Nacional.

"El tema del juicio vuelve a abrirlo todo, vuelve a parecer que acaba de pasar", lamenta, explicando que la pérdida de Xavi "no es una cosa que se pueda olvidar". "Cada vez que hay un cumpleaños, los Reyes... es diario", afirma.

Su deseo es que se destape toda la verdad y se haga justicia. "Hay vídeos que demuestran que esos chavales estaban haciendo explosivos con los demás, con los otros que murieron", asevera.

"¿Qué pasa si no son condenados como asesinos, y son condenados como colaboradores de banda armada? Que el Estado no tiene que indemnizar a las víctimas", denuncia.

Además, los padres de Xavi piden que el Estado rinda cuentas sobre la regulación de la venta de precursores de explosivos. "No puede ser que cualquiera de nosotros, o estos chicos, puedan ir a una droguería y comprar tranquilamente 250 kilos, 300 kilos, de material que sirve para fabricar explosivos", ha aseverado hoy su abogado, Jaume Alonso-Cuevillas.

Al contrario que la Fiscalía, las víctimas piden que los acusados sean condenados por asesinato terrorista y no como colaboradores. "Había un plan criminal entre todos ellos, consecuentemente estas dos personas tenían un dominio funcional del hecho y coadyuvaron para la realización del plan criminal", ha defendido Antonio Guerrero, abogado de la Asociación Víctimas del Terrorismo.

Manuel, por su parte, quedó herido a causa de la avalancha que provocó el atropello masivo. Pide la pena máxima para los acusados y recuerda las secuelas que le dejo el atentado. "Estuve unos días que durmiendo soñaba que me perseguían y ahora siempre tengo temores de todo", explica.

Nunca podrá borrar de sus recuerdos aquel 17 de agosto de 2017, en el que 16 personas perdieron la vida en Barcelona y Cambrils.