Barricadas de fuego, gritos en favor de la independencia y múltiples objetos en las calles de Barcelona: la tensión ha aumentado en las protestas de la Ciudad Condal, donde los Mossos d'Esquadra han emprendido múltiples cargas policiales.

Los manifestantes han llegado hasta la Delegación del Gobierno tras emprender una marcha convocada por los CDR y Òmnium Cultural que pretendía provocar una sentada frente a la sede de la institución. Allí se han topado con las vallas que los Mossos d'Esquadra habían interpuesto cercando la Delegación para impedir el paso a los ciudadanos.

Tras lanzar algunos objetos, los manifestantes han comenzado a tirar la valla que les separaba de los agentes y, finalmente, han conseguido derrumbarla. En ese momento han comenzado las primeras cargas policiales de la jornada en Barcelona.

Posteriormente, algunos ciudadanos con la cara tapada han incendiado numerosos cartones para crear una gran barricada de fuego que les separara de los Mossos y, tras algunos minutos de tensión en los que han llovido bengalas y petardos, los agentes se han lanzado hacia la multitud sorteando el fuego y cargando contra los manifestantes.

Finalmente, la imagen que se ha podido observar por la noche desde el cielo de Barcelona es la de una ciudad camuflada entre el humo de las barricadas formadas por contenedores y motos quemadas, así como la del enfrentamiento entre los Cuerpos de Seguridad del Estado y los manifestantes.