Nayra y Jacobo no van a poder votar el 26J. "Ir al consulado a poder rogar el voto, a personarnos en el consulado, supone unos 800 dólares y perder un día de trabajo sin cobrar", lamentan.

"Desde hace dos años encadenamos elección tras elección y nos encontramos siempre con el mismo procedimiento absurdo que se deja el 95% de los electores sin votar", se queja María Lamena, miembro de Marea Granate.

Los emigrados tienen hasta el 16 de mayo para consultar el censo electoral y reclamar en su embajada. Hasta el 28 de mayo pueden solicitar el voto y, a partir del 6 de junio, recibirían las papeletas aunque a veces, aseguran, no llegan a tiempo.

Yaiza estudia en la Universidad de Innsbruck, pero para poder pedir el voto tiene que trasladarse hasta Viena. "Puedes recorrerte medio país, bueno el país entero, porque está en la otra punta literalmente y que no te llegue el voto igualmente", lamenta Yaiza.

[[LINK:EXTERNO">PSOE y apuestan porque los emigrados que solicitaron votar en las elecciones de diciembre no tengan que volver a hacerlo, pero para la Marea Granate esta medida es insuficiente y reclaman modificar la ley electoral.