Las más de 100 cajas de Rus abandonan el psiquiátrico en una furgoneta de mudanzas y ponen rumbo a la sede central de la empresa pública Divalterra. Una curiosa escena en la que el popular Martínez-Maillo no encuentra necesariamente algo sospechoso. "No es tan extraño, los psiquiátricos son competencia de las diputaciones", destaca el vicesecretario organización PP

Los miles de documentos serán custodiados, a petición del instructor, por la Diputación de Valencia ya que en los juzgados están desbordados y no hay espacio. Además, la aparición de estas nuevas pruebas también obliga a la Guardia Civil a rehacer el informe sobre la contratación de césped artificial por parte de Alfonso Rus.

"Esto obliga a la UCO a rehacer el informe, pero no se va a encontrar nada más", explica la periodista Loreto Ochando. Por otro laso, Alfonso Rus pide al juez del caso Imelsa que le devuelva sus coches, los que le decomisaron cuando fue detenido en enero. Rus asegura que fueron comprados de manera legal.