Las comunidades autónomas se han apresurado a poner en marcha las restricciones acordadas el pasado viernes con el Ministerio de Sanidad para hacer frente al aumento de los contagios por coronavirus, entre ellas el cierre del ocio nocturno o la prohibición de fumar cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad.

A Murcia y La Rioja se sumaban el lunes Ceuta y Melilla, Castilla y León, Cantabria, Andalucía y Galicia, aunque esta última región ya aplicaba desde el pasado jueves la prohibición de fumar sin distancia social.

En Cataluña, Extremadura y la Comunitat Valenciana, las medidas han entrado en vigor este martes. En esta última región, la restricción de fumar se aplicará también en las playas y las medidas estarán vigentes durante 21 días naturales. Al respecto, la consellera de Sanidad valenciana, Ana Barceló, indicaba la necesidad de "seguir con las medidas de seguridad porque es muy difícil controlar el virus".

Baleares ha indicado su intención de aplicar la nueva normativa a partir del miércoles y en el resto de autonomías, la idea es implementarla a lo largo de esta semana. Navarra, por su parte, ha adelantado sus previsiones y, desde este martes, prohíbe prácticas fumar sin guardar la debida distancia, adelanta el cierre de bares y restringe las visitas en residencias.

El director del CCAES, Fernando Simón, manifestaba el lunes que, a su juicio, "se hará muy pronto en todas". "Son medidas que las estaban implementando de una u otra forma. Las diferentes comunidades autónomas pidieron que se tratara de homogeneizar para no tener discrepancias en su implementación", señaló.

Las comunidades, no obstante, pueden reforzar las medidas y Cantabria ya lo ha hecho. Allí, la distancia de seguridad se amplía a cuatro metros para fumar en la proximidad de niños, personas mayores o especialmente vulnerables. Además, está prohibido fumar en la playa.

Por su parte, el Gobierno Vasco declaró este lunes la emergencia sanitaria y se prevé que este martes apruebe las medidas específicas, aunque por el momento se descarta el confinamiento total de la población.