Según el último barómetro del CIS, el PSOE sería el gran triunfador de las elecciones autonómicas y ganaría en todas las comunidades excepto Navarra y Cantabria. Sin embargo, los resultados de muchas regiones estarán muy disputados, y la victoria electoral, en liza hasta el último minuto.

En Castilla y León, habrá emoción hasta el final el próximo 26 de mayo. Según el CIS, el PSOE volvería a ganar aquí 32 años después de su última victoria, pero la izquierda no sumaría y los resultados estarían cerca de un pacto a la andaluza.

La duda es si Vox se desinflará y por quién se decantará Ciudadanos, que será decisivo en varias comunidades. "La clave la va a tener Ciudadanos. Va a poder decidir si pacta a derecha, a izquierda y qué es lo que va a pasar", indica Narciso Michavila, presidente de la consultora GAD3.

También reñida hasta el último momento estará la contienda electoral en la Región de Murcia, donde ganarían los socialistas y el bloque de izquierdas podría volver a la Presidencia casi tres décadas después, aunque todo depende de la fuerza de Izquierda Unida y si consigue volver al hemiciclo con dos escaños.

Los expertos avisan que este CIS se elaboró antes de las elecciones de abril y que el elector aún podría cambiar de papeleta tras ver los resultados de las generales.

En este sentido, el analista político Kiko Llaneras indica que cualquier efecto de las elecciones generales "puede cambiar el voto de alguna gente y eso el sondeo nunca va a poder verlo".

Donde más abierto se presupone el resultado de las elecciones es en Navarra, donde son tantas las formaciones que se presentan que las posibles combinaciones se multiplican.

Allí ganaría la coalición de derechas Navarra Suma, aunque el Gobierno se lo podría arrebatar el PSOE o Geroa Bai, quien gobierna ahora, dependiendo de los nacionalistas y de Vox, a quien, según los expertos, se subestima en este CIS, con menos porcentaje de voto que en las generales.

"Se le vuelve a ir a este CIS la mano, igual que le pasó en Andalucía y la Comunidad Valenciana, por bloques hacia la izquierda", indica Michavila.

También se librará batalla en La Rioja, donde los regionalistas serían clave para un Gobierno de izquierdas.

No obstante, los analistas advierten que queda toda una campaña por delante, y que los gobiernos se jugarán en un puñado de votos.