Los fiscales creen que los movimientos de Moix han sido la gota que ha colmado el vaso y separan el ejercicio de la política de la justicia.

"Nosotros nos tenemos que centrar en la responsabilidad de la actuación del ministerio fiscal. La política se la dejamos a los políticos", afirma Jesús Alonso, portavoz de la Asociación de Fiscales.

En una entrevista en 'El Confidencial', Moix advertía: "Es muy complicado destituir a un jefe".

Desde la Asociación de Fiscales recalcan el interés de las filtraciones de los últimos días. "Las filtraciones nunca se dan enteras, se dan filtraciones de partes sesgadas", añade Concepción Talón, presidenta de la Asociación de Fiscales.

Pero el martes pasado, partes sueltas de unos informes de la Fiscalía Anticorrupción llegaron a los medios precisamente de la propia Fiscalía General del Estado.

Por ello, algunas asociaciones entienden que con la información ya filtrada, prima el interés para la opinión pública.

El miércoles pasado, el fiscal general del Estado, que respaldó al jefe de Anticorrupción Manuel Moix, culpó a la prensa de publicar esos datos y deslizó la idea de controlar a los medios.

Unas filtraciones que, según estos organismos, dañan el buen nombre y la independencia del ministerio fiscal.