La UDEF no deja lugar a dudas; existen claras irregularidades en todo el proceso de alquiler y compraventa del ático de Ignacio González. Según el informe de 55 páginas, hay sospechas de que se hubieran simulado los pagos: "No existe realmente correspondencia entre las facturas del supuesto pago del alquiler del ático durante casi cinco años y las transferencias bancarias que lo justifican, encontrándonos ante una posible simulación".


Ignacio González siempre se ha desvinculado de cualquier operación ilegal, siempre ha alegado haber alquilado el ático, primero a la empresa Coast Investors y después haberlo comprado por 770.000 euros.

Según señala la UDEF, no coinciden las transferencias hechas por González con las facturas de la empresa durante el periodo del alquiler. Además, según los investigadores, la empresa propiedad del ático nunca declaró por los beneficios del alquiler hasta que no se empezó a investigar a Ignacio González.

La UDEF ya ha reclamado mayor información a bancos para saber el patrimonio real del matrimonio González-Cavero. Los investigadores también ponen en duda el testimonio de Rudy Valner, la persona a la que González dijo haber comprado el ático pero que, según, la Policía es un testaferro.