Los fiscales anticorrupción de Valencia no dan abasto. "Ahora mismo en Valencia somos dos personas con una multitud de procedimientos", explicaba Vicente Torres, fiscal anticorrupción de Valencia. Él acumula casos como el de la Fórmula 1, Cooperación, Delegado del Gobierno, y en condiciones precarias: "No tenemos instalado ni siquiera el Office en el ordenador ni programa de correos electrónicos".

Esto hace que la Justicia sea lenta, algo de lo que se quejan los políticos, cuando algún caso les afecta. Pero ninguno, dice el fiscal, ha intentado arreglarlo: "No conozco a ninguno".

El ministro de Justicia evitaba contestar, pero al fiscal si se sumaba Jueces para la Democracia, que recuerda las consecuencias de esta situación. "España ha sido un paraíso penal para los corruptos por inacción del poder político", señala Joaquim Bosch, magistrado, que cree que los políticos nunca han tenido la voluntad de combatir la corrupción.