El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha protagonizado uno de los instantes más tensos de la sesión constitutiva del Congreso cuando han pasado junto a él dos de los diputados encarcelados por el procés independentista, Jordi Turull y Jordi Sànchez.

El presidente de Cs les ha aguantado la mirada, con gesto desafiante, desde su asiento, mientras los diputados presos subían las escaleras del hemiciclo.

El propio Rivera ha compartido la imagen del momento en sus redes sociales. "Es una ofensa al pueblo español que ocupen un escaño y cobren un sueldo público quienes están procesados por dar un golpe a nuestra democracia", ha escrito junto a la fotografía.

"La Mesa debe actuar de inmediato, aceptar el escrito de Cs y suspender automáticamente a los presos", ha añadido.

 

El tenso encuentro ha tenido lugar escasos minutos después de que el expresident de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, que se encuentra huido en Bélgica, publicara un tuit en el que decía que "no aguantarían la mirada de la dignidad".