La Fiscalía ha abierto una investigación a Rocío Monasterio por un presunto delito de falsedad documental al haber falsificado, según la acusación, un visado de obra.

Según fuentes jurídicas consultadas por laSexta, se trataría de la utilización de un sello con el que supuestamente Monasterio habría realizado labores como aparejadora y arquitecta. En concreto, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid utilizó ese sello en obras como las del loft del presentador Arturo Valls.

Es una denuncia que presentaron el grupo municipal de Más Madrid y el propio Colegio de Aparejadores. Asimismo, tal y como se indicaba en la denuncia, la presunta estafa se habría cometido no solo ante el propietario del inmueble sino sobre todo al Ayuntamiento de Madrid.

Utilizó un 'copia y pega' de un sello original

Según 'El País', que tuvo acceso al expediente del caso, Monasterio continuó utilizando ese sello en más proyectos hasta 2016. Así, en la actualidad, no habría prescrito un presunto delito de falsificación del documento público, que prescribe a los cinco años.

La dirigente de Vox, que tramitó proyectos como arquitecta entre 2002 y 2009 sin tener el título, utilizó un visado falseado en una petición de licencia que presentó en el consistorio madrileño el 20 de julio de 2016.

Además, Monasterio utilizó un 'copia y pega' en varios trámites de un sello original de 2005, con el que tramitó una obra para Arturo Valls. Cabe recordar que el presentador presentó una denuncia contra ella por convertir un local comercial en vivienda sin contar con la licencia necesaria.