Este jueves, 26 de diciembre, termina el plazo para que Meritxell Batet anuncie si el pleno de investidura se celebra el día 27. Por si esto ocurriera, el Congreso ha habilitado este día, así como el 28 y el 30 y ha alertado a los diputados para que estén prevenidos.

Sin embargo, Esquerra Republicana de Cataluña no ha movido ficha y sigue sin dejar claro si dará a Pedro Sánchez su abstención para superar la investidura. Y es que, tras conocer la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) lanzaron un mensaje claro: que el Gobierno actúe sobre la inmunidad de Oriol Junqueras.

Ahora la Abogacía del Estado tiene que decidir si respeta o no el fallo del TJUE, que ha avalado la inmunidad del líder de ERC por su condición de eurodiputado. Si apoyara esta decisión y el Tribunal Supremo se pronunciara en la misma línea, Junqueras podría salir de prisión para recoger su acta.

ERC pide la libertad para Junqueras y la nulidad del juicio del procés

Esta decisión es crucial para Esquerra Republicana, de ella puede depender que apoyen o no la investidura del actual presidente en funciones. "Esperamos este reconocimiento de su inmunidad y reconocer que no ha recibido un juicio justo. Esto quiere decir la nulidad del juicio y la libertad de Oriol Junqueras", ha señalado Marta Vilalta, portavoz del partido.

Por su parte, los socialistas no renuncian a que esta investidura se produzca el 27 de diciembre, si bien ven más factible ir al 2 de enero. Fuentes de presidencia aseguran que, de momento, no hay nada que anunciar, por lo que los plazos definitivos para un nuevo intento para que Pedro Sánchez sea presidente siguen en el aire.

La fecha de investidura depende formalmente de la presidenta del Congreso de los Diputados, pero las mismas fuentes de Presidencia apuntan que a Meritxell Batet le falta aún información desde Moncloa, algo que a esta hora depende únicamente de PSOE y ERC.