La cúpula de los Mossos d'Esquadra y responsables de la consellería de Interior de la Generalitat han abandonado este miércoles la celebración de la Patrona de la Guardia Civil "ofendidos" por el discurso del jefe del cuerpo en Cataluña, Pedro Garrido.

Según fuentes del departamento, el secretario general de Interior, Brauli Duart; el director general de los Mossos, Pere Ferrer, y el comisario jefe de la policía catalana, Eduard Sallent, no han acudido al refrigerio posterior al acto oficial, aunque sí lo han hecho a los discursos de Garrido y del Director General del instituto armado, Félix Vicente Azón.

Los dirigentes catalanes han abandonado el evento antes de tiempo porque se han sentido "molestos" por el contenido de las palabras de Garrido, quien ha advertido que "combatirá sin tregua ni pena" a quienes "recorran el camino a la independencia siguiendo la senda del terror".

En concreto, han señalado las mismas fuentes, los mandos policiales y de Interior se han sentido "ofendidos" al considerar que la Guardia Civil ha aludido de forma velada en sus discursos al mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero, y a la intendente Teresa Laplana, ambos procesados por rebelión y a la espera de juicio en la Audiencia Nacional.

En el fragmento del discurso que ha molestado a los Mossos, la Guardia Civil celebraba haber contribuido a la investigación judicial tanto en el caso 'procés' instruido por el Tribunal Supremo como en otros relacionados que puedan motivar sentencias en el futuro.

Fuentes cercanas al instituto armado han señalado que tanto Ferrer como Duart han abandonado la celebración despidiéndose cortésmente de los mandos de la Guardia Civil presentes.

Durante su discurso, Garrido ha destacado que la Guardia Civil ha contribuido a la "cimentación" de la sentencia del 'procés' -que se conocerá en los próximos días- con "un trabajo de investigación objetivo, riguroso y exhaustivo".