Europa ha suspendido a España en el estado de sus ríos y lo hace porque alegan que el Gobierno no está efectuando controles adecuados del agua ni evalúa correctamente el estado de ecológico de ésta.

El informe de la UE asegura que, a pesar de que España ha mejorado respecto a los planes aprobados anteriormente, son avances limitados y marca 25 infracciones en el cumplimiento e la directiva del agua.