Se mueve como pez en el agua por la casa que presidió durante nueve años y hoy ha vuelto a convertirse en la verdadera protagonista, reivindicando el legado que dejo. "El 53,5% de votos que saque yo en Madrid claro que era de centro", manifiesta la Esperanza Aguirre.

La hemos visto de charla con los periodistas, saludando a sus antiguos diputados, como con Ángel Garrido, a amigos y a los que fueran rivales políticos.

También a los que ahora intentarán llegar a la Puerta del Sol, como Iñigo Erregón. Un Íñigo Errejón a quién el protocolo ha sentado junto a la candidata de Vox Rocío Monasterio. Invisibles el uno al otro, el candidato de Más Madrid llamaba a la diputada Clara Serra en busca de refuerzos.

Frialdad también entre otros dos candidatos, los de PP y Ciudadanos, presupuestos colaboradores y algo alejados ahora tras los últimos acontecimientos. "Hoy parece que reniegan de Vox y apuestan por mirar al centro, pues el centro ya está ocupado por Ciudadanos", ha criticado Ignacio Aguado, candidato de Cs a la Comunidad, refiriéndose al PP.

Y otro de los momentos de la mañana ha sido cuando Pablo Casado pasaba por delante del expresidente madrileño Ángel Garrido, ahora en Ciudadanos, sin mirarle ni saludarle. Un Garrido que movía así la cabeza, aunque luego le restara importancia.

Por su parte, Casado aseguraba que no le había visto y que le buscaría después. Finalmente no se han encontrado.