La plataforma 'Tsunami Democràtic' ha pedido a los manifestantes llamados a saturar el Aeropuerto de El Prat tras la sentencia del procés que lleven una serie de enseres necesarios para la protesta, una especie de 'kit' para llevar a cabo sus pretensiones.

Los activistas recomiendan llevar consigo enseres para "pasar algunas horas fuera de casa" como "ropa para la lluvia, comida, agua y calzado cómodo". Además, también aconsejan "portar una radio convencional (no a través del móvil)" para hacer un seguimiento del operativo policial, y un móvil con batería.

 

'Tsunami Democràtic', además, ha creado un grupo de Telegram en el que han publicado centenares de billetes de avión para que los manifestantes puedan pasar el control de seguridad y así saturar la zona de embarque.

Con ello buscan "paralizar" su actividad "de acuerdo con la disciplina radicalmente no violenta y la tradición de desobediencia civil" y reclamar así a Pedro Sánchez que negocie un referéndum secesionista en Cataluña.

Protestas y manifestaciones por la sentencia en Cataluña

La sentencia del procés ha provocado una marea de protestas de ciudadanos independentistas catalanes, que han salido a las calles de decenas de localidades de toda Cataluña. Las protestas han llegado hasta las carreteras, donde se han producido cortes.

Entre las vías donde se han producido cortes se encuentra la C-16 en Sallent (Barcelona), la C-17 en Vic y en Seva (Barcelona), la C-31 en Verges (Girona), la C-63 en Santa Coloma de Farners y Anglès (Girona), la C-66 en La Bisbal d'Empordà, la GI-634 en Verges, la N-240 en Valls (Tarragona) y la N-II en Mataró (Barcelona). También ha sido cortada la A-7 en Tarragona en sentido norte; y hay una marcha lenta de vehículos en la C-31 en Palamós (Girona) en sentido Girona.

Además, esas manifestaciones han dejado un episodio violento que ha sido captado por las cámaras. Una mujer ha recibido un puñetazo en la cara por parte de un manifestante que trataba de arrebatarle una bandera de España en Tarragona. Estas son las imágenes del momento.

Condenas de hasta 13 años de prisión para los líderes del procés

El Tribunal Supremo ha descartado el delito de rebelión para los 12 acusados, que era el que conllevaba las penas más cuantiosas. Mientras que el exvicepresident Oriol Junqueras ha sido quien ha recibido la sentencia más dura, con 13 años de prisión y 13 de inhabilitación absoluta, Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa ha sido sentenciados a 12 años de cárcel y 12 de inhabilitación. Todos ellos por un delito de sedición.

Los activistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart han sido condenados a 9 años de prisión también por sedición. Asimismo, el Supremo condena por el delito de sedición a Carme Forcadell a las penas de 11 años y 6 meses de prisión e igual tiempo de inhabilitación absoluta; a Joaquim Forn y Josep Rull, a las penas de 10 años y 6 meses de prisión y 10 años y 6 meses de inhabilitación absoluta; y a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, a las penas de 9 años de prisión y 9 años de inhabilitación.

En cuanto a Santiago Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó, son condenados cada uno de ellos como autores de un delito de desobediencia a las penas de 10 meses de multa.