El acuerdo entre el PSOE y Esquerra incluye una mesa de negociación de Gobierno a Gobierno: Ejecutivos español y catalán, frente a frente. Los acuerdos que se alcancen en ella se someterán a una consulta en Cataluña, según fuentes de ERC.

Era una de sus condiciones, según ha explicado el coordinador nacional de la formación y vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonès: "Que finalmente los acuerdos tengan un apoyo mayoritario de las sociedad catalana, que sean sometidos a una validación democrática".

El Gobierno socialista lo confirma, aunque con matices. "Necesitamos superar el conflicto y para eso necesitamos que la población pueda participar, vamos a ver exactamente cómo vamos a hacer eso, en qué momento y sobre qué acuerdos", afirmaba al respecto el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos.

Una posible consulta en Cataluña acordada por Esquerra, de la que se habla un día después de que el president Quim Torra exigiera dar la palabra a los catalanes en su mensaje de fin de año, en el que afirmó que "sin un compromiso para dar la palabra a la ciudadanía sobre el futuro político de Cataluña, no hay diálogo honesto, sino solo una voluntad de tapar agujeros con parches caducos".

Sin embargo, en ese mismo mensaje, Torra insistía en el referéndum. "No hay ninguna solución real para Cataluña que no implique reconocer el derecho de autodeterminación y su ejercicio", afirmó.

Algo que podría leerse como una crítica implícita a Esquerra, a la que el portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, ha contestado a través de Twitter: "Nos presentamos y ganamos dos elecciones diciendo que retornaríamos un conflicto político a la política y que atornillaríamos al PSOE a una Mesa de Diálogo. Eso es lo que hoy ofrecemos", escribió.

 

Pero sus socios en el Govern de coalición, Junts per Catalunya, recuerdan que la mesa de negociación compromete al Ejecutivo catalán sin que ellos hayan participado en las negociaciones, algo que la portavoz de la formación, Laura Borràs, ha afeado a Esquerra.

"Un actor en solitario llega a un acuerdo donde se compromete al Govern. No nos parece una muestra de lealtad ni una muestra de respeto hacia el Govern ni hacia el president de la Generalitat", ha reprochado.

Torra y Aragonès se reúnen el jueves

De hecho, según fuentes de Presidencia de la Generalitat, Torra habría conocido el acuerdo alcanzado entre Esquerra y el PSOE a través de la prensa. Según estas mismas fuentes, el president ha citado a Pere Aragonés para verse este jueves 2 de enero en el Palau de la Generalitat, el mismo día en que el Consell de Esquerra debe reunirse para avalar, o no, el acuerdo con el PSOE y decidir si finalmente se abstiene en la investidura.

Con esta reunión, Torra quiere conocer qué implica el acuerdo con los socialistas, cuyo contenido desconoce, según Presidencia, y saber qué es lo que se ha negociado en nombre del Govern, sin que él tenga conocimiento.

En este sentido, desde Presidencia de la Generalitat argumentan que ERC no puede comprometer al Govern en la negociación que ha mantenido con el PSOE porque estas conversaciones han sido entre partidos y no entre gobiernos.

Por su parte, fuentes de ERC han indicado a laSexta que Aragonès intentó hablar el lunes con Quim Torra, pero que este no le cogió el teléfono. Fue entonces cuando Josep Maria Jové llamó a Laura Borràs para contarle la situación. Asimismo, desde Esquerra confirman que Torra Y Aragonès han hablado este martes y en esa conversación "han quedado en verse" el próximo día 2.