El futuro de la coalición de gobierno en Cataluña se mantiene, por lo menos, unos días más. Es el acuerdo al que ha llegado la cúpula de Junts per Catalunya después de que el pacto con Esquerra Republicana saltara por los aires con la destitución del vicepresident del Govern, Jordi Puigneró. Rozando la madrugada, Pere Aragonès, anunciaba el cese de sus funciones en el Ejecutivo aludiendo "pérdida de confianza" en él. El president de la Generalitat lamentaba que Puigneró no le hubiera informado de la intención de Junts de presentar una cuestión de confianza contra él.

Ahora, la formación independentista encabezada por Laura Borràs ha comunicado en la tarde de este jueves que no romperán de momento el gobierno con ERC, cuya decisión, han esgrimido, debe tomarse en conjunción con las bases de la formación. Han sido precisamente Borràs y el secretario general de JxCat, Jordi Turull, quienes han dado a conocer esta decisión en una rueda de prensa al término de la reunión en la Ejecutiva. "El presidente dijo que quería que tomásemos una decisión rápida. Nosotros también queremos elegir rápido, y de aquí al domingo no haremos otra csoa que ver si somos capaces de ponernos de acuerdo", ha dicho Turull.

"En Junts per Catalunya tenemos máximo respeto por todos y cada uno de nuestros afiliados, que son los que toman las decisiones trascendentes, y es lo que tendrá lugar los días 6 y 7 de octubre: la continuidad de Junts per Catalunya en el Govern de la Generalitat se resolverá con una consulta. El lunes, la Ejecutiva se volverá a reunir y en ese encuentro, tras la negociación con Aragonès, comunicaremos también el resultado de esa pregunta", ha expresado Borràs, máxima dirigente de la formación independentista.

Con esta consulta, se abren distintos escenarios que ponen en peligro el futuro político de Cataluña: que Junts per Catalunya salga en bloque del Govern y pase a la oposición o que proponga un nuevo nombre para sustituir a Puigneró en el puesto que ha dejado vacante. Esta misma mañana, tras conocerse la destitución de Puigneró, todos los consellers de JxCat pusieron su cargo "a disposición" de lo que decidiera el partido. De momento, sigue habiendo seis de esta rama: Jaume Giró (Economía y Hacienda), Victòria Alsina (Acción Exterior y Gobierno Abierto), Gemma Geis (Investigación y Universidades), Josep Maria Argimon (Salud), Violant Cervera (Derechos Sociales) y Lourdes Ciuró (Justicia).

La cuerda del pacto de Gobierno entre ambos partidos se tensó a principios de esta misma semana, cuando Junts acusó a ERC de haber incumplido el acuerdo de investidura en tres puntos esenciales: la coordinación entre fuerzas independentistas en las Cortes Generales, la mesa de diálogo y el espacio de coordinación estratégico dentro del movimiento independentista. Una cuestión por la que JxCat empezó a replantearse la posibilidad de someter a Aragonés a una cuestión de confianza si no daba una respuesta rápida a estas demandas.