La Junta de Personal del Hospital Severo Ochoa de Leganés ha denunciado mediante un escrito las situaciones "críticas" en el centro durante la pandemia del coronavirus y las "deficiencias" con las que han contado durante la crisis sanitaria; unas circunstancias que achacan a la "gestión inadecuada" que cargó "todo el peso del COVID-19 y sus consecuencias" sobre los profesionales y que derivaron en unos pacientes en condiciones "indignas".

Según ha recogido Comisiones Obreras (CCOO) en un comunicado, el escrito de la Junta de Personal expone que las Urgencias Generales soportaron una presión asistencial "tres veces superior" a su capacidad durante "al menos dos semanas" y que no se gestionaron los traslados necesarios para aliviar tanto a los pacientes como a los profesionales.

Entienden, además, que los Equipos de Protección Individual (EPIs) fueron "insuficientes" para dar la cobertura necesaria y su distribución se hizo "discriminando" a categorías y unidades de atención; y que, en distintos momentos, se distribuyó material "inadecuado" que no protegía de posibles contagios.

De hecho, el pasado mes de marzo recibieron paquetes de material inservible a la hora de tratar a enfermos con el virus. Y es que, a los sanitarios de uno de los hospitales más afectados por la pandemia les llegaron chubasqueros en lugar de batas. Así se aprecia en una de las imágenes que facilitaron a laSexta.

Una sanitaria con el equipo enviado al Hospital Severo Ochoa | laSexta

La Junta de Personal también denuncia la "opacidad y la falta de transparencia que ha imperado desde la Dirección del hospital" desde el inicio de la crisis. Aseguran que se ha negado información tanto a los representantes de los trabajadores como al Comité de Seguridad de Salud -un órgano formado también por delegados de salud laboral--.

Los representantes de este se han sentido, según recoge el escrito, "despreciados" durante toda la crisis y señalan que esta "actitud de desprecio continúa por la ausencia de información y protocolos sobre la desescalada y la vuelta a la actividad ordinaria".

Por ultimo, apuntan que los datos de contagios a fecha 20 de abril reflejan un 27% del total de la plantilla, "uno de los más elevados de entre los hospitales del Servicio Madrileño de Salud". Los miembros de la Junta de Personal achacan este índice de contagios a la falta de EPIs; la falta de medidas de seguridad en la Urgencia, a causa del hacinamiento de pacientes que o permitía la distancia de seguridad; "la negativa de la Dirección del centro a entregar mascarillas de protección al personal administrativo y a los celadores por considerar que no estaban expuestos y alarmaban a la población"