La Junta Electoral Central (JEC) adopta las tres medidas posibles ante la actuación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras cambiar los lazos amarillos que lucían en los edificios públicos por otros de color blanco con una franja roja junto a mensajes de apoyo a los políticos independentistas presos.

La decisión llega tras más de dos horas de reunión y después de que Quim Torra no acatase la petición de la Junta Electoral y la recomendación del defensor del pueblo catalán de retirar la simbología independentista de los edificios públicos. Por un lado, tal y como ha adelantado laSexta, la JEC envía a la Fiscalía el procedimiento por un presunto delito de desobediencia para que, a partir de ahí, la causa se investigue y pueda acabar en una posible condena de inhabilitación.

También ha decidido abrir un expediente sancionador, que podría conllevar multas de hasta 3.000 euros para el Govern. Además, ha ordenado al conseller de Interior que los Mossos d'Esquadra retiren inmediatamente los carteles con lazos blancos y amarillos y las esteladas.

El Govern quería salvar la exigencia con solo un cambio de color en algunos puntos. En la Conselleria de agricultura se han colocado frutas, verduras y animales de color amarillo.

Otros espacios públicos han jugado con las palabras, como en la localidad de Port de la Selva, Girona, donde antes decía "libertad presos políticos" ahora se lee "libertad peces pacíficos".

El Síndic de Greuges, que aconsejó a Torra quitar los lazos, ha evitado pronunciarse: "Por nuestro rigor institucional no quiero valorar nada".

El Gobierno de Sánchez dice que es de "vergüenza ajena", y subraya que Torra debe respetar las leyes. El PP, por su parte, ha aprovechado el nuevo movimiento para cargar contra Sánchez que, ha asegurado, "se está dejando engañar".

Desde la Generalitat aseguran que hasta que no llegue la notificación oficial de la JEC a la Conselleria no se van a pronunciar y tampoco va a haber movimientos.