La jueza del 'Caso Mediador' ha pedido a la presidencia del Congreso de los Diputados que autorice a la Policía la incautación de los dispositivos electrónicos del despacho del exdiputado 'socialista' Juan Bernardo Fuentes Curbelo para poder incautar los dispositivos electrónicos en busca de pruebas sobre el 'Caso Mediador'.

La magistrada requiere así a la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, que autorice la entrada de los investigadores para poder recoger y revisar los dispositivos electrónicos del imputado, así como cambiar sus contraseñas para evitar que se pueda producir la destrucción de cualquier tipo de pruebas.

La Policía había pedido el registro del despacho del denominado en la trama 'Tito Berni', pero el Ministerio Fiscal recordó que, constitucionalmente, el Congreso es un espacio inviolable, por lo que se requería una petición judicial y la posterior aprobación de la Presidencia de la Cámara Baja para poder registrar la sala.

La magistrada María Ángeles Lorenzo Cáceres ha accedido a esta petición para que la Policía pueda acceder al despacho a recoger los teléfonos móviles y el resto de dispositivos electrónicos. Expone así, que "en el supuesto de que la Presidencia del Congreso colaborara entregando esos dispositivos", el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía se ocupe de abrir, analizar y estudiar el contenido de los dispositivos informáticos y de los sistemas de almacenamiento que utilizaba Fuentes Curbelo, en busca de potenciales pruebas.

El pasado viernes, la Presidencia del Congreso ya aseguró a laSexta que, en caso de requerimiento, la Presidencia no pondría ningún problema para dar 'luz verde' a la entrada de los investigadores en el despacho. No obstante, por el momento no se ha pronunciado de forma oficial.

Según la jurisdicción española, dada la inviolabilidad del Congreso, el registro solo se podría producir bajo orden judicial y con la aprobación de la Presidencia de la Cámara Baja. Por el momento, el despacho del nombrado en la trama como 'Tito Berni' no está ocupado por nadie. Está cerrado, precintado, y su ordenador se encuentra en el interior.