Manuel García-Castellón, juez de la Audiencia Nacional, ha imputado a Aguirre y a Cifuentes en el caso Púnica. Lo ha hecho por delito electoral, falsedad de cuentas, prevaricación y tráfico de influencias. Cristina Cifuentes declarará el 1 de octubre, mientras que Esperanza Aguirre lo hará el 18 de octubre, han informado fuentes jurídicas.

Así, atiende a la petición que llevó a cabo la Fiscalía Anticorrupción, citando también como investigados a Ignacio González, que declarará el día 17, y a los exconsejeros madrileños Manuel Lamela y Juan José Güemes y al expresidente de Indra, Javier Monzón, según el auto al ha tenido acceso laSexta.

García-Castellón prepara, de esta forma, una intensa ronda de declaraciones para aclarar las responsabilidades de la caja B del PP en la Comunidad de Madrid, así como otras piezas de la trama, como Cofely o la que investiga la construcción de centros escolares.

A todos les atribuye falsedad documental, malversación, prevaricación, cohecho, blanqueo de capitales, falsedad electoral, tráfico de influencias, revelación de información privilegiada, delito continuado de apropiación indebida y organización criminal.

Según el juez, "de las actuaciones se desprende que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se habría apoyado en ellos (Beltrán Gutiérrez, Ignacio González y Francisco Granados Lerena) para que ejecutasen sus decisiones, de manera que la supervisión le correspondería a Esperanza Auirre y el control directo de todos o alguno de aquellos consejeros".

Durante el proceso judicial circularán por la Audiencia Nacional 40 personas, entre las que se encuentran responsables políticos, funcionarios y directivos de empresas. Entre los nombres principales se encuentran el de Borja Sarasola, exconsejero de Medioambiente; Silvano Corujo, exdirector de la Agencia Informática y Comunicación de la Comunidad; o José Martínez Nicolás, su consejero delegado.

El juez otorga un "papel esencial" a Aguirre

El juez que investiga la trama Púnica atribuye a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre un "papel decisivo y esencial". En su auto apunta a que asumió el "control directo" y la supervisión de todo lo que ocurría en el Gobierno de la Comunidad Madrid y también en el Partido Popular madrileño.

Además, se refiere a Aguirre como la persona que "ideó la búsqueda de recursos" para costear las campañas que ella misma seleccionaba. Estos recursos se habrían empleado de forma fraudulenta para contratar a empresas que recibían adjudicaciones a cambio de costear las campañas del PP, eran pagadas en negro, o por medio de dinero público camufladas como subvenciones o contrataciones falsas.

El PP apela a la presunción de inocencia

Tras conocer la imputación de las expresidentas de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, el Partido Popular de Madrid se pronuncia asegurando que "respetan las decisiones judiciales y la presunción de inocencia".