Arropado por el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el vicesecretario Javier Maroto, el futuro presidente de la Junta ha comparecido ante los medios tras firmar, por separado, sendos acuerdos de investidura con Cs y Vox, después de unas negociaciones que ha calificado de "complejas" y "exitosas".

Moreno ha dicho que el nuevo gobierno "nace con vocación de estabilidad", con una "base sólida", y que también será "el gobierno del diálogo" y que tendrá que negociar de forma "constante" con todas las formaciones parlamentarias, también con Vox. "Hoy comienza el cambio en Andalucía, comienza después de casi 40 años de gobierno monocolor", aseguraba el popular.

La idea que tiene es agotar la legislatura y considera que hay "mimbres suficientes" para aprobar el presupuesto. El dirigente del PP-A se ha mostrado "satisfecho" de haber logrado "este hito histórico" después "del monopolio en el poder y de tanta impunidad y sordera de los gobiernos socialistas".

Moreno ha agradecido a Ciudadanos y a Vox su "generosidad" y ha admitido que todas las formaciones han tenido que "ceder una parte" para llegar al "espacio común del cambio". "Hemos acatado con dignidad, pero también con disciplina, el mandato de los andaluces", ha manifestado Moreno.

El líder popular ha confirmado que el próximo gobierno andaluz contará con una Consejería de Familia, una de las peticiones de Vox recogidas en el acuerdo, y lo ha justificado recordando que el PP ya lo llevaba en su programa y que es "razonable, sensato y realista".

El PP tendrá que negociar con Ciudadanos dónde ubica esta competencia, al igual que el resto de la estructura del futuro gobierno, que será, ha dicho, "más reducida, más operativa, más eficaz y más eficiente".

En referencia a la reclamación de Vox de expulsar a 52.000 "inmigrantes ilegales" de Andalucía, Moreno ha asegurado que eso no está en el documento y que no han pactado "nada" que no recoja el acuerdo.

En cuanto a la modificación de la ley de Memoria Histórica, ha confirmado que pretenden cambiarla por una Ley de Concordia con la idea de mejorar sus contenidos, que nazca, ha señalado, "del gran espíritu de la Transición", aunque ha matizado que tienen que ver "características y detalles".

Sobre la educación diferenciada, que también recoge el pacto con Vox, ha recordado que este modelo educativo está amparado por una sentencia del Tribunal Constitucional.