El joven Andrés V.F, alias Capi, que el 16 de diciembre de 2015 propinó una bofetada al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un paseo electoral por Pontevedra durante la campaña electoral, ha vuelto a atacar a otro político, esta vez al coordinador local de Vox en esa ciudad, Juan Manuel Rosales.

Fuentes tanto de Vox como policiales han indicado que antes de golpear en la cara a Juan Manuel Rosales en la zona de la Ferrería, Capi ya había lanzado petardos contra la mesa informativa que el partido había instalado en la Plaza de Abastos pontevedresa, donde se habría producido un primer enfrentamiento verbal.

Tras el mismo, el joven abandonó la zona, pero volvió a encontrase con dirigentes y simpatizantes de Vox para, al parecer, ir directamente contra el rostro de Rosales y golpearlo, aunque las investigaciones aún no han esclarecido si le ha abofeteado y le ha dado un puñetazo, aunque en todo caso los hechos estarían tipificados como un delito de lesiones.

Rosales acudió a interponer una denuncia en la comisaría, donde coincidió con Andrés V.F., que compareció en las dependencias policiales para contar que había sido él quien había protagonizado los hechos, según las fuentes.

Capi tenía 17 años cuando fue detenido por agredir con una bofetada al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien se acercó durante un paseo por Pontevedra con la excusa de sacarse una foto.

Fue condenado por el juzgado de menores de Pontevedra a dos años de internamiento en régimen cerrado como autor de un delito de atentado a la autoridad, del subtipo agravado, recogido en el artículo 550.3 del Código Penal y aplicable en aquellos casos en los que la autoridad contra la que se atenta es miembro del Gobierno. Rajoy no llegó a ejercer acción alguna contra Andrés V.F., que no ha sido detenido y que lleva en libertad desde el 15 de diciembre de 2017.