El productor televisivo José Luis Moreno tenía previsto abandonar el país, vender todas sus propiedades y no liquidar ninguna de sus deudas, según la investigación policial, que también cifra entre 400 y 900 millones la fortuna del magnate en el extranjero.

Según parte del sumario del caso Titella, al que ha tenido acceso laSexta, Moreno pretendía irse de España "como consecuencia directa de la situación financiera" por la que pasaba, "lo que supondría que Moreno no introduciría en nuestro país el dinero que que parece tener oculto en el extranjero".

La Policía detalla también el modus operandi del productor para presuntamente embaucar a bancos e inversores privados para que le prestaran dinero, tal y como hizo en 2017 y 2018. Así, con el pretexto de financiar un proyecto cinematográfico o televisivo, se valía de ciertos individuos y sociedades mercantiles, en "un entramado empresarial muy complejo", para conseguir financiación, permaneciendo en el anonimato. Así, con este mismo método, Moreno se ha hecho con más de 32 millones de euros.

La Policía intervino dos pistolas en su casa

Sobre la cuantía de la fortuna del magnate, la Policía cita una conversación de Martin Czehmester, el actor checo fetiche de Moreno y que vivía con él en su mansión, donde el testaferro de Moreno asegura que no entiende por qué tiene que pasar penalidades en el país cuando fuera tiene 500 millones de euros.

Las diligencias policiales también detallan el material incautado en los registros de la mansión del otrora productor referente de la televisión española. Así, los agentes encontraron dos pistolas a nombre de Moreno, así como una cartera, las llaves de una caja fuerte y 2.200 euros en efectivo, distribuido en billetes de 500, 200, 50 y 20.

En la pequeña caja fuerte encontraron más dinero en metálico: 1.400 Dírham, 2.000 euros en cuatro billetes de 500 y billetes de 100 dólares de EEUU.

Según detalla el oficio policial, también se encontraban 9 vehículos de alta gama y un salón con máquina bronceadora. El informe también detalla que contaba con dos sedes, una en Los Ángeles y otra en Londres, así como un nuevo hotel en construcción en Las Maldivas.