Cientos de personas se han echado a las vías de la estación del ave de Girona y han paralizado completamente el tráfico de trenes y en las carreteras, cuando todavía era de noche, los piquetes cortaban la AP7 a su paso por Borrasa, en Girona.

Casi 40 carreteras catalanas han sufrido cortes como, tanto en los accesos a las grandes ciudades como en el interior, lo que ha producido kilómetros de atascos sobre todo en hora punta e inevitables momentos de tensión entre los que querían secundar la huelga y los que querían ir a trabajar.

 

En la Estación del Norte, la Policía ha disuelto a los manifestantes y se han llegado a producir momentos tensos y en el interior de las ciudades, varias marchas con un mensaje común: la libertad del Govern cesado.

Muchos alumnos de la universidad han tomado, con mesas y sillas incluidas, las calles, lo que ha provocado el enfado de otros que sí querían ir a clase. En el Aeropuerto del Prat, sin embargo, ha habido normalidad.