Francisco Javier Guerrero ha tomado la palabra en el juicio de los ERE para negar lo que él mismo declaró ante la Policía: "Yo nunca he hablado del fondo de reptiles".

El exdirector general de trabajo de la Junta reniega una y otra vez de la expresión que según la declaración policial él mismo acuñó para referirse a las ayudas fraudulentas. Según su versión, la intervención general de la Junta nunca le alertó de nada: "Nadie me puso pegas".

Guerrero también está acusado de incluir entre los beneficiados de las ayudas a gente tan cercana como su propia suegra, vecinos o amigos de la infancia. En las respuestas a su abogado ha sacado la cara por los gobiernos del expresidente Chaves: "Los gobiernos de la Junta de Andalucía han sido muy honestos".

También ha querido exculpar a uno de los consejeros imputados por dar presuntamente ayudas a dedo: "El consejero Viera no me impuso nada". El propio Viera, investigado por esa reflexión, niega que el fraccionamiento de las ayudas que facilitó que se esquivaran los controles, estuviese ideado para delinquir: "No puedo aceptar que un consejero se organice para eludir controles".