Javier Fernández reúne a los parlamentarios del PSOE para fijar postura y para dibujar un escenario sin alternativa posible a la abstención. "No hay alternativa, hay una disyuntiva: o abstención o elecciones", ha señalado.

Disyuntiva en la que el presidente de la gestora apuesta abiertamente por abstenerse ante Rajoy, pidiendo un esfuerzo por diferenciar esa postura de un apoyo al PP: "Estamos en el territorio del mal menor, abstenerse no es apoyar".

Fernández argumenta que los ciudadanos castigarían aún más al PSOE en unas terceras elecciones. "Unas terceras elecciones perjudicarían al PSOE y beneficiarían al PP", señala. Ha acabado su discurso apelando al compañerismo para reconstruir el solar en el que, dice, se ha convertido el PSOE: "Hay que debatir como compañeros, no como bandos enfrentados".

Palabras que han aplaudido todos menos los más cercanos a Pedro Sánchez, que han intercambiado gestos de rechazo durante el discurso de Fernández y se mantienen en su postura. "Creo que lo mejor es votar no, que es lo que quieren los militantes del PSOE", explica César Luena. Por su parte Margarita Robles ha aclarado que no comparte "el discurso de la gestora".

Pedro Sánchez no ha acudido a la reunión. Sólo se ha pronunciado por Twitter, aludiendo a las esencias socialistas en el aniversario del nacimiento de su fundador.