Investigadores del Hospital Vall d'Hebron y del Instituto Carlos III han logrado secuenciar al completo el genoma del COVID-19 de la muestra de dos pacientes, lo que supone un avance de vital importancia para poder frenar la pandemia.

Esto va a permitir conocer mejor sus características, como, por ejemplo, por qué a unas personas les afecta más que a otras.

"Este trabajo es muy importante porque aporta mucha información sobre la circulación del virus en España", ha explicado María Iglesias, investigadora en el Carlos III.

Además, tal y como ha señalado Josep Quer, investigador del Vall d'Hebron, "permite ver cómo el virus va cambiando a medida que se va extendiendo por la población".

Una información que es vital para el desarrollo de una vacuna, ya que si se conoce en qué medida muta, podrá ser más efectiva. "Podemos estudiar la capacidad que tiene el virus de variar y en qué regiones del virus. Esto tiene una importancia muy grande a la hora de diseñar los antivirales o las vacunas", ha indicado Quer.

En este sentido, el investigador ha destacado que "es un virus que no varía tanto como otros, lo que da esperanzas para obtener una vacuna que sea efectiva".

La secuencia, que podrá ser usada en comparativos internacionales, se ha obtenido en tan solo 15 días de trabajo.