Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, ha explicado que el Gobierno trabaja para garantizar las capacidades industriales que permitan fabricar material sanitario en el territorio nacional, algo que califica de "crucial" para "proteger la salud de los profesionales sanitarios, de trabajadores de servicios esenciales y de la población".

Por ello, Industria potencia la fabricación del material que está siendo esencial para salvar vidas, bajo lo que denomina una "economía de guerra". "Desde el inicio de la crisis y del estado de alarma, el ministerio de Industria realiza un enorme esfuerzo de coordinación con asociaciones y empresas industriales para reorientar sus cadenas de producción. Hemos encontrado una respuesta muy positiva que refuerza la idea de compromiso colectivo", ha explicado la política.

Así, Maroto asegura que diferentes industrias, entre las que se encuentran la farmacéutica, la de automoción, la de papel y celulosa, la textil, la cosmética y la digital, organizadas con el ministerio, trabajan en líneas de producción a gran escala de los productos más básicos para hacer frente a la crisis sanitaria: mascarillas, geles hidroalcohólicos, gafas, batas desechables, electroválvulas y respiradores.

Además, la ministra ha querido señalar que, "de cara al futuro", se necesita "establecer una reserva estratégica de estos productos".

Agradece las iniciativas voluntarias

La ministra, además, ha querido agradecer todas las iniciativas voluntarias y solidarias que se están desarrollando para dar solución a la falta de material sanitario. Desde personas que con sus propias impresoras 3D, desde sus casas, fabrican respiradores, hasta aquellas empresas que se han reinventado para producir mascarillas o mujeres que las cosen en sus domicilios para ayudar.

"Esto indica el talento y el ingenio de la ciudadanía española en estos momentos tan críticos", ha destacado Maroto.