El preso de ETA, Xabier Ugarte Villar, ha salido de la cárcel de Topas, Salamanca, tras cumplir 22 años de condena por varios delitos, entre otros el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, el más largo de la historia de la organización terrorista. Al llegar a su localidad natal Oñati, en Guipúzcoa, le han recibido con aplausos y vítores.

Fue juzgado por estos hechos y condenado, al igual que sus compañeros de comando, a una pena de 32 años de cárcel por "secuestro terrorista y asesinato alevoso en grado de conspiración", ambos delitos con la agravante de ensañamiento. Además de este crimen, el miembro de ETA acumulaba más de 200 años de condenas por otro secuestro y por su participación en otros atentados.

También el etarra José Javier Zabaleta, conocido como 'Baldo', quedó en libertad el sábado y llegó entre bengalas y aplausos a su pueblo.

Estos actos han indignado a políticos como Abascal y Rivera, que los tacha de "intolerables", o Casado, que habla de "humillación para las víctimas y para la democracia".