Nueva jornada con descenso de la incidencia acumulada en España, que este miércoles vuelve a confirmar su tendencia a la baja (después de la repentina subida registrada el pasado viernes) con una caída de 72,54 puntos, lo que lleva a la tasa a situarse en la actualidad en los 3.194 casos por cada 100.000 habitantes. Nuestro país va dejando así atrás -aunque muy poco a poco- la sexta ola, una de las más difíciles de superar desde el inicio de la crisis sanitaria por la explosión de contagios dada a razón de la llegada de la variante ómicron, que ya es la variante perdominante aquí, "en torno al 86%", según ha destacado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, al término del Consejo Interterritorial.

También en esta jornada se han registrado 133.553 nuevos positivos de COVID-19 y se han sumado 215 fallecidos por la enfermedad del virus, lo que, hasta la fecha, eleva el total de contagios a 9.529.320 y el de víctimas mortales a consecuencia del coronavirus a 92.591. Así se desprende del informe epidemiológico diario del Ministerio de Sanidad, documento en el que se señala que las comunidades autónomas con más positivos contabilizados vuelven a ser Cataluña (42.753), la Comunitat Valenciana (18.561) y Madrid (10.090). No obstante, solo una de ellas se encuentra ahora mismo entre las regiones españolas con la incidencia más alta.

Una incidencia que sube en esta ocasión en Aragón, Baleares, Cataluña y Ceuta. Precisamente, es la ciudad autónoma (con una tasa de incidencia acumulada a 14 días de 5.625,20 casos por cada 100.000 habitantes), junto con Cataluña (con 5.245,73 puntos) y Murcia (con 4.965,47), los territorios más afectados por el impacto del virus. Por el contrario, Andalucía (con una tasa de 1.211,07 casos por 100.000), la Comunidad de Madrid (1.897,22 casos) y Canarias (con 2.127,39) continúan estando a la cola en cuanto a nivel de afectación actual por el virus. Cabe destacar, sin embargo, que ninguna de las comunidades y ciudades autonómicas que dibujan el mapa nacional ha logrado todavía situarse por debajo de los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, lo que da cuenta de la grave situación que seguimos atravesando.

Así lo indican también los datos relativos a la incidencia acumulada según la edad de las personas afectadas. Como viene señalándose en los últimos días, los menores y jóvenes de hasta 19 años conforman los grupos actualmente más afectados por el virus, con un nuevo aumento de la incidencia (así como en el grupo de los 30 a los 39 años) si bien es necesario recordar nuevamente que no son ellos los más afectados por las consecuencias del virus -los mayores de 70, y especialmente de 80 años, continúan sufriendo de forma más virulenta los efectos del COVID-19. Los pequeños de hasta 11 años cuentan ahora mismo con una incidencia de 5.666,26 casos por 100.000 habitantes.

Le siguen los jóvenes de 12 a 19 años, con una IA de 4.120,45 puntos; las personas de 30 a 39 años, con con 4.067,70 puntos; el grupo de 40 a 49 años, con 3.862,90 puntos; el de las personas de 20 a 29 años, con 3.041,10 puntos; y el de 50 a 59, 2.313,92 puntos. También gravemente afectados, aunque por debajo de la barrera de los 2.000 casos de incidencia, se encuentran aún los mayores de 70 a 79 años, con 1.457,83 puntos; el grupo de 60 a 69, con 1.492,83 puntos; y los mayores de 80, con 1.904,94. "Pese a estas altas incidencias, son hasta casi siete veces inferiores a las registradas en esta misma fecha hace un año", ha apuntado la ministra Darias.

Por otra parte, todos los indicadores relativos a la presión asistencial de centros de salud y hospitales siguen cayendo un día más y hay nuevos visos de optimismo, pese a moverse entre cifras todavía preocupantemente altas. "La probabilidad de hospitalización se ha reducido siete veces en un año, pasando de un 6,5 en la tercera ola a 0,9 en este caso", ha señalado la titular de Sanidad. En este punto, cabe destacar otro descenso registrado en el número de personas hospitalizadas (18.805 pacientes, 509 menos que ayer, cuando se contabilizaron 19.314), así como en la tasa de ocupación hospitalaria (39,63 frente a los 40,70 puntos del martes) y en el porcentaje de camas ocupadas por pacientes con COVID-19 (15,06% frente a los 15,47% del día anterior).

En esta línea, cabe destacar también los descensos relativos a la situación en las unidades de cuidados intensivos, donde ahora mismo hay 2.152 personas ingresadas frente a las 2.204 notificadas ayer. Baja la tasa de ocupación UCI diez décimas, hasta los 4,54 puntos por cada 100.000 habitantes al tiempo que disminuye en alrededor de medio punto, al 22,74%, el porcentaje las camas ocupadas por el virus. Algo que también ha valorado positivamente la ministra: "El ingreso en UCI ha caído del 0,9 al 0,7%. La menor gravedad de ómicron y las altas cotas de cobertura vacunal han permitido que la ocupación de camas UCI se haya mantenido muy por debajo de lo observado en la tercera ola".

"Las altas coberturas de vacunación, la prevalencia actual de ómicron y las medidas antivirus están cambiando progresivamente la epidemiología de la COVID-19", ha insistido Darias, que ha anunciado que su departamento se encuentra ya trabajando con consejeros y con distintos agentes sanitarios "para avanzar en un nuevo sistema de vigilancia de la emergencia a un sistema por objetivos acorde con las características epidemiológicas de la situación en la que nos encontramos". No obstante, ha indicado al mismo tiempo "la prórroga del acuerdo de los eventos deportivos, manteniendo el mismo porcentaje de aforo del 75% para eventos en recintos abiertos y hasta 50% en cerrados".