La incidencia acumulada de coronavirus continúa su descenso: este lunes, se sitúa en 2.879,95 casos por 100.000 habitantes a 14 días, tras caer 198,52 puntos desde el pasado viernes. La tasa baja así, finalmente, de los 3.000 puntos, en una jornada en la que el Ministerio de Sanidad notifica 182.123 nuevos contagios y 259 muertes más por COVID-19.

De esta forma, las cifras oficiales sitúan el total de casos registrados en España cerca ya de los 10 millones, con 9.961.253 infecciones desde que hace justo un año se detectara la primera en nuestro país, mientras las víctimas mortales de la pandemia ascienden ya a 93.225 desde que estalló la crisis sanitaria, 675 de ellas fallecidas en la última semana.

Así, y si bien Aragón no ha actualizado sus datos este lunes, parece consolidarse la tendencia descendente de la sexta ola en España, marcada por el impacto de la variante ómicron.

Suben los indicadores asistenciales

No obstante, el informe epidemiológico de este lunes da cuenta de una subida en la presión asistencial, con un total de 18.735 personas ingresadas por coronavirus en los hospitales españoles, 342 más que en el anterior boletín. 1.857 de esos ingresos se han producido en las últimas 24 horas.

Sube también la tasa de ocupación hospitalaria con respecto al pasado viernes hasta situarse en 39,48 por cada 100.000 habitantes (38,76 en el anterior informe) y el porcentaje de camas ocupadas por pacientes COVID-19 crece un 0,3%, hasta situarse en el 15,05%.

En lo que respecta a la situación de las UCI, en estos momentos hay 2.107 pacientes en ellas por culpa del coronavirus (el viernes eran 2.060) y suben la tasa de ocupación y el porcentaje de camas ocupadas en estas unidades hasta 4,44 por cada 100.000 habitantes y 22,28%, respectivamente.

Son datos que llegan exactamente dos años después de la detección del primer caso de coronavirus en España y mientras algunos expertos, como el doctor Adolfo García Sastre, se muestran optimistas: el microbiólogo augura una práctica vuelta a la normalidad para finales de febrero y la OMS cree que el final de la pandemia en Europa puede estar cerca.

Sin embargo, otros especialistas, como Daniel López Acuña, advierten de que esta ola tan pronunciada "tardará semanas en ir estabilizándose e ir descendiendo lo suficiente como para tener una situación más relajada".