El juez de la Audiencia Nacional que instruye el Caso Púnica, Manuel García-Castellón, ha emitido un auto por el que cita como investigado a Luis Gálvez, de la constructora Ploder, por haber entregado, presuntamente, un sobre con 60.000 a Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta para que se lo dieran a Esperanza Aguirre.

García-Castellón ha imputado a Gálvez para que aclare y contraste la afirmación que hizo Bárcenas a finales de febrero, cuando el extesorero popular aseguró que había entregado dicha cantidad en 2007 o 2008 a la, por entonces, presidenta del PP madrileño.

Bárcenas dijo que aquella entrega la hizo junto al entonces tesorero, Álvaro Lapuerta -fallecido-, y en presencia de Francisco Granados, que era el secretario general de la formación madrileña.

García-Castellón considera que, después de la testifical de Bárcenas, y "sin más indicios que su sola manifestación", es necesario "contrastar con la persona referida por el testigo, la posible existencia del mismo".

Aguirre se querella contra Bárcenas

Esperanza Aguirre negó que Luis Bárcenas le entregase un sobre con 60.000 euros, tal y como este ha afirmado ante el juez, y anunció una querella contra el extesorero del Partido Popular.

La que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid emitió un comunicado a las pocas horas de declarar el exsenador en el que tachaba sus declaraciones de "rotundamente falsas" y aseveraba que se realizaron "sin ninguna prueba que las respalde".

"Nunca, jamás, en ningún momento, recibí entrega de dinero alguna por parte del Sr. Bárcenas ni del Sr. [Álvaro] Lapuerta", afirmó, insistiendo que la acusación de Bárcenas contra ella es "una rotunda mentira".

"Por estas manifestaciones anuncio la interposición de una querella criminal contra el señor Bárcenas por falso testimonio", concluyó Aguirre.

 

Granados pidió un careo

La defensa del exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, solicitó un careo con el extesorero de la formación nacional, Luis Bárcenas, después de que sus afirmaciones ante el instructor de la Púnica.

En un documento al que tuvo acceso laSexta, Granados requirió este careo para rebatir las manifestaciones que hizo Bárcenas. Según apuntaron, Bárcenas se refiere a "absolutas generalidades" y da detalles de procedimientos que ya han sido juzgados como la primera etapa del Caso Gürtel.

Además, Granados afeó que el único testigo de esa entrega, además de Aguirre y él mismo, sea el fallecido extesorero del partido Álvaro Lapuerta.

En el texto, la defensa del exsecretario general de los populares madrileños alega que Bárcenas carece de documentos, grabaciones u otros medios que prueben las manifestaciones que hizo ante el instructor. Además, señala al expresidente de la región, Ignacio González, indicando que era el responsable de las campañas electorales en la formación en el momento en que se produjo la entrega.

La defensa de Granados también solicitó que el juez Manuel García-Castellón modifique la condición de Bárcenas, que declara a petición propia, de testigo a investigado.