La pandemia de coronavirus sigue golpeando a la Comunidad de Madrid, que continúa situada a la cabeza de contagios, con 1.362 nuevos casos en el último día, fallecidos e ingresos hospitalarios por coronavirus. Una situación por la que el Gobierno central ya ha mostrado su preocupación.

El temor a que estos brotes sigan extendiéndose ha llevado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, a convocar a los consejeros de Sanidad de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha a una reunión tras el Consejo Interterritorial.

En este encuentro han acordado que Sanidad y las tres comunidades mantendrán reuniones periódicas para seguir evaluando la evolución de la pandemia. De esta manera, el Ejecutivo coordinará las actuaciones frente al COVID-19 de las regiones que están conectadas y entre las que hay un gran intercambio de personas, sobre todo, por motivos laborales.

Precisamente, este martes la Junta de Castilla y León anunció medidas más restrictivas, similares a las aplicadas en la fase 1, para las ciudades de Valladolid y Salamanca. Unas restricciones centradas en limitar los aforos y reducir las reuniones familiares a las que Salvador Illa ha mostrado su apoyo.

A partir de este jueves, 3 de septiembre, no se podrá consumir en el interior de los bares; las reuniones se reducirán a 10 personas; se reducirá el aforo en lugares de culto y ceremonias, así como en actividades relacionadas con el ocio. Mientras que la práctica deportiva se llevará a cabo sin contacto físico.

Al respecto, el ministro de Sanidad ha mostrado en 'Espejo Público' su "apoyo a las medidas tomadas por las comunidades autónomas" porque "hay que actuar con prontitud y contundencia, pero también con control". No opina lo mismo Óscar Puente, el alcalde de Valladolid, que aunque reconoce que hay que aplicar restricciones, cree que "esto no tiene sentido" y es "una injusticia".

"Antes de opinar hay que conocer primero las razones de Valladolid para negarse a estas medidas. Aquí se han impuesto unas medidas sin ninguna consulta previa. Mañana vamos a meter a niños en aulas y, sin embargo, no podemos celebrar un acto público con más de 50 personas. Estas medidas no tienen ningún sentido, lo diga quien lo diga, el ministro Illa o quien quiera", ha añadido el regidor vallisoletano.

Polémica con la Comunidad de Madrid

Este encuentro llega, además, en plena polémica entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno. Desde el Ejecutivo regional acusan al Ministerio de Sanidad de "ensañarse" con la región y de únicamente situar los contagios cuando no se dan aquí, obviando a otras comunidades.

"Este ensañamiento con Madrid es injusto, desproporcionado y perjudicial para España. Si Madrid no se reactiva, España se hunde", apuntó Isabel Díaz Ayuso en redes sociales, haciendo referencia a las últimas declaraciones de Fernando Simón, que explicó que "gran parte de los nuevos diagnósticos y las defunciones se han dado en la Comunidad de Madrid".

Por su parte, el Consejero de Educación, Enrique Ossorio, aseguró en Al Rojo Vivo que "cuando las cosas suceden en Madrid son terribles, pero cuando pasan en otro lugar no merecen ningún comentario", citando a Aragón o el País Vasco. "También veo contagios muy elevados en País Vasco, pero el punto siempre se pone en Madrid", agregó.

Más conciliadores se han mostrado desde el Gobierno central ante esta polémica. Salvador Illa indicó en una entrevista en 'Onda Cero' que no está dispuesto a entrar en una guerra de reproches, negando así que haya "ensañamiento" con Madrid y defendiendo que trabajan "de manera fructífera" desde el Ejecutivo y las autonomías.