Las discrepancias surgidas en el seno del Gobierno por la elaboración de la Ley del Libertad Sexual han vuelto a ser motivo de tensión en el Ejecutivo.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, preguntado por si era cierto que la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y el ministro de Justicia habían alegado excusas técnicas para bloquear la ley presentada este martes, ha asegurado que detrás de estas excusas "hay mucho machista frustrado". Una frase que ha sentado muy mal entre sus socios de Gobierno.

Iglesias también ha asegurado en los pasillos del Senado que las discrepancias deberían tratarse "a puerta cerrada". El desarrollo de la norma llevaba semanas generando tensiones entre Igualdad, por un lado, y el Ministerio de Justicia de Juan Carlos Campo y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, por otro.

Fuentes del Ministerio de Justicia a laSexta han asegurado que se han sentido directamente aludidos por Iglesias y recuerdan que el compromiso por la igualdad del ministro es indudable, que para él es una prioridad y que desde el departamento también estaban a favor del espíritu de esta ley que consideraban que tenía que sacarse adelante.