El Consejo de Ministros ha dado al fin luz verde al decreto por el que se suspenden los desahucios y los cortes de suministros a familias vulnerables durante el estado de alarma, cuya duración está prevista hasta el 9 de mayo.

Una medida cuya negociación ha causado grandes fricciones en el seno del Gobierno de coalición, a tal punto que Unidas Podemos llegó a registrar una enmienda contra sus propios Presupuestos, que posteriormente retiró.

Coincidiendo con su aprobación en el Consejo de Ministros, el vicepresidente segundo y líder de la formación morada, Pablo Iglesias, ha compartido un vídeo en Twitter en el que desglosa el contenido de esta medida, manifestando que "seguramente no es la panacea", pero sí "una muy buena noticia".

En este sentido, ha defendido que "va a ayudar a muchísimas familias a pasar este invierno de esta año tan duro y tan difícil en condiciones de seguridad y dignidad para ellos y para sus hijos".

 

Podemos reivindica el decreto

También a través de Twitter, su partido ha reivindicado su papel en la promulgación de este decreto, con el mensaje: "Somos cabezones".

Una alusión a la discusión mantenida la semana pasada en el Congreso entre el propio Iglesias y la ministra portavoz, la socialista María Jesús Montero, a quien uno de los periodistas presentes escuchó llamar "cabezón" al vicepresidente segundo, que destacó este fin de semana la presión de Podemos para "cumplir los acuerdos firmados".

 

En idéntico sentido se han pronunciado dirigentes de Unidas Podemos como Juantxo López de Uralde o Jaume Asens. "Nos llaman cabezones, y nos critican por defender nuestro programa, pero sin Unidas Podemos en el Gobierno hoy no se hubiera aprobado la prohibición de cortes de suministro a familias vulnerables", ha aseverado Uralde.

 

"Primero nos dijeron de todo por presentar una enmienda antidesahucios. Luego nos llamaron cabezones por insistir en prohibir los suministros. Lo volveríamos a hacer si éste es el resultado", ha escrito por su parte Asens.

 

Cesiones de ambos partidos

Desde el ala socialista del Ejecutivo, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha defendido hoy que la aprobación del decreto nace del trabajo "coral" de todo el Gobierno. "En muy pocas ocasiones hay un elemento del Gobierno que sea producto de una situación solista", ha aseverado.

Por su parte, preguntada por la difusión del vídeo de Iglesias mientras Ábalos presentaba el decreto desde Moncloa y sobre si Podemos se presentaba como impulsor del decreto, la ministra Montero ha sentenciado que el Ejecutivo está dedicado a la "política de las cosas" y "no a las cosas de la política".

La titular de Hacienda asimismo ha recalcado que la prioridad es superar la crisis "entre todos", más allá de que un determinado sector se haga "padre o madre" de una determinada medida.

En cualquier caso, el texto definitivo del decreto antidesahucios incorpora cesiones por parte de ambos socios en el Ejecutivo de coalición. Por una parte, finalmente incluye la prohibición de cortes de suministros a familias vulnerables -como quería Podemos- y prohíbe también los desahucios de familias con menores, dependientes o víctimas de violencia machista que ocupen viviendas de grandes tenedores. Al respecto, el ministro José Luis Ábalos -con las competencias en materia de Vivienda- ha señalado hoy que el decreto "no legitima ninguna ocupación de vivienda".

La norma, por otra parte, también contempla compensaciones para los propietarios de vivienda afectados, incluidos los grandes propietarios (bancos, fondos de inversión y dueños de más de 10 inmuebles) , como quería el PSOE, aunque en este caso deberán acreditar un perjuicio económico.