La Conferencia Episcopal ha reconocido ante el Gobierno de España que se apropió de cerca de un millar de bienes que no le pertenecían entre los años 1998 y 2015. En concreto, 965.

Esa es una de las conclusiones de las que han informado tanto la Conferencia Episcopal como el Ejecutivo después de la reunión que ha tenido el cardenal Juan José Omella, líder de la CEE, con el presidente Pedro Sánchez, en la propia sede de los obispos.

De los 965 bienes registrados a favor de la Curia, 208 aparecen como pertenecientes a un tercero mientras que en 757 no consta titularidad.

Según han informado ambas partes, la CEE ha estudiado el listado remitido por el Gobierno al Congreso de los Diputados con todos los bienes inmatriculados por la Iglesia entre 1998 y 2015, los años en vigencia de la ley que les otorgaba dicho poder notarial. Así, su estudio, han informado el Ministerio de Presidencia y la CEE, "ha revelado un conjunto de bienes que la Iglesia considera que pertenecen a un tercero o no le consta titularidad sobre el mismo.

Ahora, según indican, el Gobierno pondrá en conocimiento de las entidades locales y de los registros la información disponible para "iniciar los procesos de regularización que, en su caso, pudieran corresponder". La Iglesia ha manifestado su compromiso a colaborar en la devolución de los mismos.

En un comunicado difundido por Moncloa, el Gobierno ha agradecido la "disposición" de los obispos en el estudio de los bienes inmatriculados por la Iglesia, que se ha comprometido a estudiar con los municipios y entidades locales la patrimonialidad de estas propiedades.

Un año después

El Gobierno remitió el pasado febrero al Congreso de los Diputados la lista completa de los bienes que la Iglesia Católica se inmatriculó entre 1998 y 2015, gracias a la Ley Hipotecaria modificada por el Gobierno de Aznar que les permitía registrarse como propiedad terrenos sin más documento que una certificación eclesiástica.

Entre estos bienes figuran edificios tan emblemáticos como la Mezquita de Córdoba, la Giralda y la Catedral de Sevilla, pero también pisos, plazas, fuentes, frontones y todo tipo de parcelas.

El 86,7% de los registros se hicieron con este método. 30.335 se registraron como clericales con la firma de la autoridad eclesiástica como único certificado de propiedad y solo 4.626 fueron inmatriculadas con otro título "bastante y suficiente" para demostrar la propiedad.

Del total de inmuebles que se firmaron a nombre de la Iglesia en esos 17 años, 20.014 son propiamente templos o dependencias complementarias destinadas al culto, y 14.947 son otros terrenos como locales, solares o pisos.

Las tres comunidades autónomas en las que se produjo un mayor número de estas inmatriculaciones son Castilla y León, Galicia y Cataluña, que suman 21.566 registros a nombre de la Iglesia. Por provincias, el ranking lo encabezan A Coruña, Lleida, Cantabria, León y Ourense.

En el buscador bajo estas líneas, puedes consultar por provincias todos los bienes que la Iglesia se inmatriculó gracias a la reforma de Aznar. En los documentos más abajo, puedes leer el listado completo: