Un día después del parón de la vacunación con Astrazeneca en personas de entre 60 y 65 años en Castilla y León, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea ha pedido "disculpas" por las molestias ocasionadas a las cerca de 8.000 personas a las que se les suspendió cautelarmente la vacunación. Pero Igea ha justificado la decisión que, dice, se tomó "por precaución".

"Cuando hay que tomar decisiones, hay que tomar decisiones. Si el Gobierno no las toma, alguien tiene que encargarse de velar por la seguridad de nuestros pacientes y de nuestros ciudadanos", ha puntualizado en rueda de prensa.

Cuando el Gobierno regional decidió paralizar temporalmente la inoculación de AstraZeneca hasta conocer la evaluación de la Comisión Interterritorial de Salud, desde el Ejecutivo central recordaron que esa no es competencia autonómica.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, defendió que las decisiones de qué vacunas y a qué tramos de edad se administran "corresponden al Consejo Interterritorial de Salud y está decidido, no le corresponde a ninguna comunidad autónoma, a su manera de entender o a su fórmula política de confrontar".

Este jueves, cuando la vacunación en la franja de edad de los 60 a los 65 se ha retomado, Igea ha argumentado que las suspensión "debía haberle correspondido" al Gobierno central. Así, ha calificado de "graves" las afirmaciones de Calvo: "Siempre hemos sido leales al Gobierno cuando ha tomado decisiones restrictivas (...) pero también lo hemos dicho de manera reiterada, no vamos a apoyarle en la no decisión cuando hay que tomar decisiones".

Por su parte, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha explicado en la rueda de prensa que planteó dos veces su "preocupación" por la situación a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, quien le transmitió -según la versión dada por Casado- que era competente para tomar esa decisión.

Con todo, Casado ha transmitido un mensaje tranquilizador: "Merece mucho la pena que sigamos confiando en esta vacuna, porque salva vidas, hay que intentar seguir adelante con ella". "Las vacunas son seguras, tiene muchos más beneficio vacunarse que no hacerlo", ha zanjado la consejera.