Los pasajeros detenidos por la fuga del avión de Air Arabia Maroc, aterrizado el pasado viernes en Palma por una falsa emergencia médica, empujaron e increparon a los miembros de la tripulación para poder bajar de la aeronave y emprender su huida por las pistas.

Así lo recoge el auto de la magistrada del Juzgado de Instrucción 6 de Palma que el pasado lunes envió a prisión provisional a 12 pasajeros detenidos de los 24 que participaron en el incidente del interior del avión que cubría la ruta Casablanca-Estambul.

En su resolución, la jueza recoge que la tripulación no quiso cerrar las puertas del avión, pese a las recomendaciones de los responsables de coordinación, por temor a ser agredidos por los pasajeros que participaron en el motín, de acuerdo al relato del coordinador de vuelo.

El comandante del avión destacó en su declaración el "caos" y la "agresividad" vivida en el avión. De hecho, los miembros de la tripulación sufrieron empujones y una de las azafatas tuvo que ser asistida por las lesiones causadas. A esto se suma que uno de los pasajeros trató de forzar una puerta de emergencia y, aunque no lo consiguió, la dejó inutilizada.

Pese a las órdenes del comandante de permanecer tranquilos a la espera de la toma de decisiones, hubo "una desobediencia clara" por parte de algunos de los pasajeros y que se produjeron agresiones a la tripulación, recoge la jueza. Apunta además que los detenidos tenían una finalidad "clara", que era infringir la ley de extranjería, entrar en España de manera irregular e, "inevitablemente", afectar el orden público, "al ser impensable que no fueran conscientes de las graves consecuencias que podía acarrear su comportamiento".

Organizados a través de Facebook

Considera que se trataba de un grupo "medianamente organizado", incluso sin conocerse previamente de manera personal, tal como apuntaron las defensas este lunes, aunque este desconocimiento previo "no consta debidamente acreditado, puesto que este grupo se organizó gracias a la llamada del grupo de Facebook Brooklyn".

No obstante, la magistrada señala que no ha podido recabar información suficiente para determinar si la crisis diabética que justificó el aterrizaje de emergencia fue simulada o se la provocó el propio pasajero desplazado a un hospital en ambulancia.

El auto detalla que el "coma diabético" comunicado desde el avión a la torre de control del aeropuerto había sido confirmado por un doctor que viajaba en el avión y que no era ninguno de los pasajeros que posteriormente se dieron a la fuga.

Espacio aéreo cerrado durante cuatro horas

El aeropuerto de Palma se vio obligado a cerrar el espacio aéreo durante unas cuatro horas debido a este episodio, lo que causó el desvío o retraso de cerca de 60 vuelos.

Por todo ello, la jueza dictó este lunes prisión provisional, comunicada y sin fianza para los doce jóvenes migrantes que se concertaron en el grupo de Facebook para forzar con una falsa alarma médica el aterrizaje en Mallorca.

A los detenidos se les imputan inicialmente dos delitos diferentes de sedición, desórdenes públicos y favorecimiento a la inmigración irregular.

La situación de los fugados

Quedan 12 pasajeros fugados, de los cuales dos habrían viajado a la península en barco, según la Policía. En el auto se detalla además que tras este episodio la aeronave, un Airbus 320 de Air Arabia Maroc, volvió poco después de las 1:00 horas al aeropuerto de Casablanca. "10 personas rechazaron continuar el vuelo, 13 fueron alojadas en un hotel y 102 continuaron en el avión con retorno al aeropuerto de salida", indica el escrito.